El eterno Barahonero

Barahona 1

Sí. El título hace referencia al eterno aquel.  El que entendió entendió. El que no, que siga para donde iba.

El eterno Barahonero es aquel que siendo Barahonero su mayor placer esta en ver a Barahona jodida. A todo Barahonero se le ha preguntado alguna vez fuera de allá,  que como es posible que siendo tan bonita y con tantos atractivos está sumida toda la región en la miseria. Dura y pura con la que los jóvenes chocan de frente como si fuera una maldita pared que no los deja avanzar.  Pregunta a la que nunca tenemos una respuesta correcta, ya que son varios factores y no una razón en sí.  Uno de esos factores es el eterno Barahonero.

Es este que pudo salir, ahora está más o menos bien, pero aun desde afuera sigue jodiendo todo lo que pueda significar progreso, pone todas las trabas posibles para impedir su desarrollo, no necesariamente desde un puesto de poder político, a veces solo sembrando cizaña en todo proyecto que se piense para desarrollar la zona. Sur profundo nos llaman, pero de profundo solo está la maldad de este grupito, que no es un grupo formalmente establecido, solo son unos hijo del diablo que por desgracia para nosotros comparten dos características; Ser Barahoneros y desear lo peor para su propio pueblo.

Sur profundo nos llaman, porque está lejos justifican.  Lejos esta Puerto Plata y Santiago o Samaná, si el punto de referencia es Santo Domingo.

Cuando se habla de un proyecto solo piensa en boicotearlo poniendo todas las dudas su veracidad o su desempeño. Si se logra hacer le prenden una vela al mismo satanás para que fracase, ya que en el fondo solo quiere decir;  -Se los dije, no iba a funcionar. Pero si por manos de Dios si funciona, entonces usa sus contactos, porque para eso son. Para hacerse parte de este, entonces dice;  -Hay que apoyar lo nuestro. Un día dicen una cosa y al siguiente otra descaradamente, o intencionalmente, ya sea por desvaríos con intención de confundir.

Es aquel que cuando se pone un negocio igual al suyo o mínimamente parecido  cerca, pero que no sea de algún miembro de su familia le manda a tras a los mismo demonios del averno, hasta lograr cerrarlo o romperlo literalmente. Llegados a ese punto si, usan la política.

Es aquel que ya no está cenizo por la el polvo porque vive donde hay poco, pero que no quiere que otros salgan de ahí. Si alguno está asomando la cabeza para salir, lo empujan otra vez dentro, con críticas y difamaciones. Y como nadie es profeta en su propia tierra sacan a la luz cualquier error del pasado para desacreditarlo, y  que vuelva donde ellos entienden que debe estar. En el polvo.

Es ese que salió, y no quiere volver, pero no quiere que otros salgan ni que los que aún están mejoren su situación económica.  Es el que se complace solo mirando desde afuera y queriendo fingir que es de otro lugar. Que quiere olvidar de donde vino y donde están sus raíces.

Es el que cuando por algún medio alguien está escalando lo detienen alegando un tajante; -No somos iguales. Como coño van a ser iguales si no lo dejan pasar de cero. Es el que es capaz de autojoderse con tal que el que venía detrás suyo ya no tenga carrera o razón para seguir ese camino. Dañando lo  que él mismo estaba haciendo solo para que no aparezca alguien que pueda hacerlo mejor.

El eterno Barahonero es el que quiere ver al sur con toda su belleza sumida en la nada, viendo los jóvenes sentarse  a soñar bajo la sombra de una mata en algún pueblo  polvoriento con cosas que no tiene y no podrá tener. A sus viejos tristes esperar la muerte siendo tan pobres como nacieron, sin haber visto ante ellos una verdadera oportunidad. Es él quiere ver esa mirada triste que tiene el que ve pasar al que se va sabiendo que no quiere volver porque simplemente no tiene a que.  Es el que no quiere que se nos quite esa etiqueta de sur profundo, esa etiqueta de que en Barahona solo hay polvo y espinas, esa etiqueta de miseria y pobreza con las que nos quieren eternizar.

Es el que le molesta que otros progresen, es que no les gusta que extranjeros y foráneos vengan a la zona a aportar un granito de arena y progresen.  Hay muchas clases de estos enemigos de su propia tierra, pero todo tiene en común la maldad y las ganas eternas de vernos mal. Ganas que se llevaran con ellos al infierno tarde o temprano.  Porque si algo nos ha ensenado el tiempo es que todo tiene su momento.

Es el que quiere ver al Sur  con tantas playas, bosques, fauna y gente eternamente pobres. Son unos poco, son unos cuantos, pero sí que mucho daño nos han hecho.

Anuncios