Hoy le tocó a Venezuela, mañana puede ser a cualquiera.

franco1

“…y sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.”

Es triste ver lo que está pasando en Venezuela, es triste ver lo que está pasando en todo el mundo de hecho. El tema de Haití y el racismo dominicano producto de una larga historia entre ellos y nosotros es un tema que casi ni pensamos ni hablamos mucho, paso hace 173 años y aún nos miramos de reojo.  Los dominicanos no somos racistas. Somos ignorantes. Mirando la cantidad de inmigrantes que estamos teniendo en los últimos años,  están llegando desde Haití, Rusia, Colombia, Venezuela entre otros,  creo que debemos llegar a la conclusión de que a los dominicanos no nos esta yendo tan mal. Aun teniendo los gobernantes que tenemos,  que son arbitrarios,  ladrones y/o narcos, aún estamos bien.

Digo que somos ignorantes porque nos olvidamos que nosotros  también somos inmigrantes, tenemos dominicanos buscando mejor vida en cada rincón del mundo. Y en esos rincones también somos maltratados. Me da pena ver mujeres hablando que las venezolanas les van a quitar sus maridos porque son bonitas. Aquí hay mujeres también hermosas, que nos vienen  a quitar los trabajos porque la mayoría son profesionales. Eso es culpa de nuestros líderes y de nosotros mismos. Cabe destacar que es algo de admirar que un profesional acepte trabajar lavando carros o vendiendo arepas en la calle, porque  aquí el que vende empanadas en la calles es porque no es profesional, ni técnico ni sabe hacer nada y no le queda más opción que vender empanadas. Lo mismo pasa con los haitianos, que andan por ahí vendiendo unas cremas que solo les gustan a ellos,  ropas,  o lo que sea y muchas veces también son estudiados y hablan hasta cuatro idiomas.

Creo que es tiempo de que nos demos cuenta que ya somos  multiculturales y aprovechar eso para crecer. Como país y como personas. Ser solidarios porque con la mierda de gobierno que tenemos puede que pronto nos toque a nosotros, Venezuela es un país rico y mira lo que está pasando ahora mismo. Imagínate que nos pasaría a nosotros que no somos ni petroleros  ni el país más educado del mundo, repito, culpa de la política que tenemos,  que como ejemplo pongo que  estamos en abril y aun no se ha regularizado el año escolar que inicio en agosto.  Y de nosotros mismos también.

Pero volviendo a la frase del che. Que ironía que sea un régimen comunista el que está maltratando su propio pueblo cuando rezan frases como esas.  Que ironía que nosotros los que las leemos y la reescribimos no sintamos el dolor ajeno y aunque no podamos hacer mucho para ayudarlos por lo menos brindar una mano cálida que los consuele en este momento.  Que estúpido son los prejuicios que tenemos con los que vienen a este país de mojiganga a buscar refugio de donde nosotros nos queremos ir. Deberíamos ver que no estamos tan mal y comenzar a buscar la manera de quedarnos en nuestro país y aprovechar lo bueno que tenemos y crecer,  aprender a ser solidarios y esperar que no nos vuelva a tocar a nosotros vivir lo que ahora viven ellos, porque si, ya pasamos por eso nosotros hace unos años atrás, pero el dembow y otras yerbas no nos dan chance a recordar y advertir a los que vienen subiendo.

Dejémonos de prejuicios  y tonterías,  el mundo en si ya es un lugar horrible, hermanos contra hermanos, feminicidios, guerras, hambre, enfermedades, madres desalojadas de la casa donde criaron a sus hijos y a sus nietos por su propio  hijo, embriagado por una ilusoria superioridad.

Tratemos de mejorar un poco nosotros mismos y hacer algo bueno por alguien alguna vez, quizás  el mundo siga siendo lo que es, pero podamos mejorarlo un poco aunque sea para una sola persona, quizás nos ayude a nosotros mismos,  no enfocarnos en las cosas malas y dar apoyo a alguien en algún momento, quizás no sirva de mucho en términos generales, pero individualmente, a veces con algo simple basta.

Seamos sinceros, el mundo es horrible, pasan cosas malas todos los días. Pero aunque todos sufrimos por algo diferente, que esto no nos quite la buena voluntad ni nos ciegue ante el dolor ajeno, y tratemos de aprender a ser solidarios unos con otros, sin importar nacionalidad, color de piel o estatus social. Aprendamos.  Porque la vida da muchas vueltas y como escuche a alguien decir un día; A veces Dios es chiquito, pero jodón.

Un día eres la estatua y al siguiente la paloma.  Hoy le toco a Venezuela, mañana puede ser a cualquiera.