El pasar del tiempo.

vicbg

Aun recuerdo el día que la vi,  en lo que yo  llamo la segunda primera vez. Estaba sentado esperándola como si fuera el dueño del mundo. Tranquilo y paciente, mi calma no permitió que ella viera al niño que durante años lloro en silencio al sentir el frió que le arropaba  el interior del alma en la mas oscura soledad. – Este cambiado-  dijo ella, y como una niña asustada se sentó a mi lado con una sonrisa tierna que más que amor reflejaba solo una sutil ternura. Fue la primera vez que tuve la noción de que el tiempo había causado estragos en mi ser, al punto que  la mujer que amaba no lograba reconocerme.

Después de eso, siempre que me quedo solo recuerdo las veces que alguien me ha dicho las mismas cosas, me doy cuenta que vivir es como dar vueltas y termina uno haciendo algo que ya alguien hizo antes o simplemente haciendo lo mismo que ya había hecho una vez, solo que en otro escenario, y en otro tiempo con diferente circunstancia. Pero lo mismo después de todo.

Recuerdo cuando mi mamá nos dejo en casa de mi abuela para irse a probar mejor suerte en la vida yendo a  una tierra ajena que después de muchos años la vio morir, tan machita como el día que la vi partir. Después de años de estar separados cuando me vio convertido en un joven parecido a mi padre me beso con los ojos llenos de lágrimas y sonriendo con sus manos en mis mejillas – Estas cambiado- me dijo.

Recuerdo cuando estaba hecho polvo, cuando la vida me había derrotado y estaba literalmente arrastrando las cadenas de mis propios errores, convertido en un montón de chatarra,  me encontré un día con una tía que cuando me vio no pudo resistir el dolor de ver a u hombre derrotado por la vida misma. Se que recordó los tiempo en los que me vestía como el dueño el mundo y me sentaba a esperar el amor frente a la playa. Al ver ese espectro de dolor en el que me había convertido – Estas cambiado-  me dijo.

Años después cuando ya Dios me había levantado de mi larga y triste agonía nos volvimos a encontrar. Ya no era un montón de escombro viviente, ahora era mas listo y mas seguro que nunca, había visto desde el suelo el verdadero color de la vida y desde el cielo el único color de la esperanza. Lleno de vida y mejor que nunca recordó mi tía la triste y adolorida figura en que me convertí por un momento, rió de alegría y lloro de emoción. –Estas cambiado- me dijo.

Ayer, hablando con una mujer que podría comparar lo que siento por ella como el amor de un hijo por una madre, me pregunto ella porque estaba tan distante de todo últimamente. Ya no era el joven alegre al que ella conoció con los ojos llenos de esperanza y el corazón abierto a creer ciegamente en las personas, ahora estaba siendo escéptico ante todo y cuidadoso al hablar. Ella me miro con cierta pena colgada en el alma. – Estas cambiado- me dijo.

Ahora, mientras miro en el espejo los mismos ojos que me han sido testigos en 28 años de cambios, amores, tristezas y alegrías. Escucho la lluvia que triste cae sobre el zinc que me hace creer que estoy retrocediendo en el tiempo. El olor a tierra mojada me arrastras a los días de infancia triste,  me vuelvo a ver jugando en el suelo y casi siempre riendo por no llorar frente a mis juguetes hechos por mi mismo. Me llega la consternación de saber que a pesar de los golpes que me ha dado la vida y los que yo les he dado a ella sigo siento ese triste ser que cada noche se quedo esperando un abrazo que nunca llego, y mientras camino hacia el baño tengo la certeza de que nunca  he cambiado, que sigo siendo ese mismo que siempre he sido.

Pero que todas las personas que me han amado insisten en que he cambiado,  tanto y tantas veces y de tantas formas diferentes que a veces tengo que hacerme la pregunta.  Porque si no soy ese niño triste, ni ese joven que es creía dueño de todo, tampoco el derrotado que una ves estuvo al ras de la tierra, ni el hombre  de ojos alegres y corazón abierto que  se había levantado de entre sus propios escombros, entonces.  ¿Quien soy?

Anuncios

6 comentarios en “El pasar del tiempo.

  1. Nunca se puede saber con exactitud cuanto uno ha cambiado o cuanto no ha cambiado. Solo se nos es permitido ver un porcentaje. Pero la escencia de quien uno es, la personalidad, no pueden cambiarse. Se cambia con el tiempo con ciertas cosas, ciertos pensamientos y sentimientos que cambian con circumstancias determinadas. Pero es el mismo cuerpo, los mismos ojos, la misma familia, tu nombre sigue siendo tu nombre, quien fuiste no lo puedes cambiar, quien serás no lo puedes determinar. Solo tienes control de quien eres en este determinado momento, en lo que piensas, en lo que sientes, en lo que haces.

    Saludos.

  2. La verdad que me sorprendio mucho tu cambio, pienso que si cambiaste, si quieres notarlo chequea tu blog anterior y lo notaras. No te preocupes por que a veces no tengas los ojos alegres y aveces si, porque eso nos da esperanza de que cuando cristo venga se acabara el zigzag de nuestro temperamento. Mas bien te digo sientete feliz por que Dios te esta ayudando a comprenderlo a el y el te ayudara a comprenderte a ti mismo. Pero no te quedes ahi sigue adelante y no des atras y pon todo en las manos de jesús.

    Saludos hermano!

  3. tu eres mi primo querido al cual quiero y respeto mucho y quiero que sepas que siempre estare aqui para escucharte 24/7 ya sabes y nuca olvides que tu primita te quiere un paquueton.

    ahh, y no canbies que yo te quiero asi como eres.

    besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s