Lo veo venir…

090424184850_sp_influenza_afp_512x288

 

Año dos mil nueve, día, veintinueve,   mes de mayo, lugar,  Republica Dominicana, siglo veintiuno, lugar en el universo,  vía láctea, pero ya, el caso es que un mes y tres días antes de lo sucedido en republica dominicana, estaban en la ciudad de México, en el zócalo para ser exactos a las cinco treinta de la tarde un grupo de personas protestando contra la ley de aborto, la libertad de los homosexuales y porque no, el stop de las matanza de ballenas. Pero entre reclamos y mucha bulla   surge la altruista idea de hacer algo contra la pobreza que se come rápidamente Haití, aprovechando que Obama estaba  por américa latina y  Hillary en Haití deciden enviarles toda la ropa que les sobra, la que no usa, y las que les queda mal.

Un grupo,  días de después se reúne en una casa entre cerveza y tos seca a empacar toda la ropa que ellos humildemente recaudaron para enviarlas a Haití y así aplacar un poco la pobreza aunque sea con un par de trapos.

 

Pasan los días y el barco que trae las donaciones desde todo el mundo viene con un nuevo pasajero oculto entre la moda que les sobra a unos chavales que creían que con bulla se puede cambiar el mundo.  Un político haitiano con contactos en la republica dominicana logra hacer llegar la paca de ropa donada desde México y reenviada desde los estados unidos a nuestro territorio, llega la paca a jimani donde es inmediatamente transportada en camiones  a la ciudad de santo domingo, donde el cónsul haitiano espera la mercancía para luego ser distribuida a los consumidores.

 

No ha pasado una semana desde que un ciudadano haitiano bien vestido recibe su paca de ropa para ser vendida cuando se siente mal y decide ir al hospital más cercano con fiebre sobre cuarenta y tos seca, dolor en el pecho y mareos.

 

         Dotol, un un dotol pol favaol. Enférmela, un dotol, que me siente mal.

         ¿Que tú tiene piti, que te duele?

         No sabe, fieble y maleo, adema que me siente maliao.

 

La enfermera va hacia su supervisora con la cara llena de saliva del haitiano que tocia sobre ella sin la precaución de taparse ni por lo menos la boca.

 

         Oye, hay un haitiano que yo no se que tiene, unjuc, unjuc, creo que tiene gripe, pero con una maldita fiebre que quema, unjuc, unjuc…

         Hay yo no se, mira a ver que tiene tu, intérnalo en la sala de tuberculosos y el lunes que avisas que hoy es viernes, y no toy en eso.

         Ta, unjuc, unjuc, bien.

 

El lunes la epidemia de una rara gripe sacude el hospital, el director mientras le leen el reporte del fin de semana, se limpia las manos la grasa que le quedo de la fritura del desayuno en los bolsillos.  Llama asustado a el director se salud publica  en santo domingo.

 

-Doctor, me dicen las enfermeras que creen que hay un par de enfermos con la gripe’puerco. No se sabe como entro, pero la cosa esta fea en el área de tuberculosos. Unjuc, unjuc. 

 

El director de hospital se reúne de inmediato con su jefe tosiendo frenéticamente y limpiándose con las manos ya sucias de grasa,  saluda los presentes, y estos a sus ves a los miembros del gabinete, que después de un día se reunirán con el presidente.

 

Llega a la puerta del despacho del presidente,  un señor sudando y completamente desconcertado, sabiendo que a ninguna de las preguntas que se harán a continuación les tiene una repuesta.  Ve al vicepresidente que lo mira a lo lejos con cara de yo no fui y a la primera dama con todo su glamour sentada en su despacho rodeada de sombreros. Sin expresión en la cara,  pálida y la mirada perdida en la distancia.

 

Nervioso, el ministro se seca el sudor de la cara, tose tímidamente, y al tocar con sus manos su boca comprueba que esta ardiendo. Pero no hay tiempo para perder. Se abre la puerta y comienza la reunión.

 

Días después, las pantallas de televisores anuncian que el presidente de la republica dominicana va a hablar sobre la crisis social que se ha destapado al descubrir que hay en el país  una epidemia de gripe porcina. Saluda frente a las pantallas, se ve pálido, toce torpemente frente a la audiencia,  y solo llega a pronuncia, sus primeras palabras, por primera vez sin un preámbulo de media hora anuncia que el país hay una epidemia de gripe porcina cuando sin aviso se desploma, cae desmayado y con el, se desmaya todo el país. Para esta fecha ya han muerto cientos de dominicanos y muchos mas siguen enfermos, y en los hospitales siguen llamándole gripe’puerco.

 

Espero que Dios no permita que pase…

 

Foto-BBC

Anuncios

4 comentarios en “Lo veo venir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s