Sonrisas

bebe

Ya eran pasadas las seis cuando paso a recoger a su niña. Cansado y de muy mal humor recorría las avenidas que colmadas del vehículos le hacían pensar que la suerte si algún día la tuvo se había alejado completamente de el. Pero al fin puedo llegar, y ahí estaba ella esperándolo,  como siempre sentada en un banquito. Se levanto sonriendo y con sus manitas cargadas de libros beso a su padre sin poder cerrar sus labios y contener una risita.

 

Hola papi, dijo la niña, debemos irnos bebe, contesto su padre.

 

         Que tienes papi que te veo triste, estas cansado?

 

         Si mi niña, muy agotado, además de que hoy no ha sido un buen día en el trabajo,  todo me ha salido mal, muy mal.

 

         No te preocupes papi, todo va a salir bien.

 

Su padre la miro y contemplo lo hermosa que era su hija, y sonrió a darse cuenta que esa carita y esos ojitos eran el rayo de luz que desde el cielo iluminaban su vida. Tenía solo cuatro años, pero podía mantener una conversación como un adulto, sobre todo si hablaba de su papi. Ella lo miraba a el mientras conducía y su agotamiento le resultaba penoso e incompresible.

 

-¿Que tienes papi?  Volvió a preguntar la niña. Nada, es solo que estoy un poco cansado, volvió a contestarle su papi.

 

         ¿Puedo hacer algo para que sonrías y estés más feliz?

 

Sonrió su padre  cuando la  miro a los ojos.

 

         No tienes que hacer nada mi niña, con solo mirarte y verte sonreír soy feliz mi bebe.

 

         Porque?

 

         Porque eres mi princesa, además porque te amo mucho, eres lo mejor que me ha pasado.

 

         Entonces porque estas triste papi?

 

Por un instante el padre respiro profundo y mientras miraba la carita de su ángel decidió hablar con ella con toda sinceridad, con una sonrisa que más que alegría reflejaba amor le dijo:

 

         Porque a veces necesito dinero para poder darte a ti la vida que mereces, y no lo tengo, la vida de los adultos a veces es complicada mi niña linda.

 

Miro inocentemente la niña a su padre y lo abrazo en medio del tráfico y mientras besaba a su padre reía a carcajadas cuando  le decía:

 

         No seas tonto papi, yo no necesito dinero para ser feliz, yo también soy igual que tú,  para ser feliz solo necesito escuchar tu voz y ver tu sonrisa.

Anuncios

5 comentarios en “Sonrisas

  1. me encanto ese mensaje. sabias que los hijos son la razon de vivir y respirar y tratar de ser mejor cada dia.

    te quiero mucho, besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s