Evolución

evolucion

 

¿En que estoy pensado? A veces nos detenemos en medio de algo y nos hacemos esa pregunta, llega como una navaja y corta en dos la respiración y divide nuestras emociones mutilando toda paz en nuestra alma. Pero que son los pensamientos y que nos diferencia a nosotros de los animales, ¿Será eso?  Los pensamientos…

 

Los animales no piensan, pero tienen instinto, actúan dependiendo de la situación  y a la necesidad, si bien los animales no calculan ni ponen en balanza nada coometen pocos errores, para no decir que nunca los comenten. Nosotros en cambio nunca estamos seguros de nada, según los 60 mil años de evolución no le ha dado al hombre la capacidad para estar bajo un solo pensamiento, no le ha servido para estar en armonía con su instinto natural de supervivencia, por eso vemos que aunque las cosas apunten para que hagamos lo que debemos hacer nunca estamos en paz a la hora de hacerlo.

 

Según dicen los animales no tienen alma  porque no tiene conciencia, por lo tanto  si no hay conciencia, ni noción de nada,  no hay culpabilidad ni remordimientos, no existe castigo y por lo tanto los animales no tienen sentido del bien o del mal, simplemente viven como dicta el instinto, y ya.

 

Pero donde voy es que nuestros pensamientos son los que nos dan sentidos del bien y del mal, sin meterme en asuntos muy profundos de filosofía, ya que de eso no se nada, voy a evaluar que la palabra Psyche es lo que nosotros conocemos como Psico, que es la palabra que define en griego el alma, la Psicología estudia o trabaja entonces con los pensamientos y desde hay llegan al alma, aunque de una manera  medica, por decirlo de algún modo.  Una persona con sus pensamientos enfermos es una persona cuya alma esta enferma, según el termino.

 

Entonces cuando una persona deja aun lado sus pensamientos y se entrega o deja llevar por las emociones y sentimientos de ira, rabia, instintos sexuales, de supervivencia y territoriales, es en todo el sentido de la palabra un perfecto animal, cuando pierde el control del su mente y le cede sus acciones a al instinto primitivo de actuar por instintos, dependiendo de su niveles de testosteronas y la violencia del individuo puede pasar de ser un simple animalito dominado por los instintos a un completo salvaje.

 

Cuando los humanos actuamos dominados por las emociones rayamos entre seres sin pensamientos y animales sin control de sus actos,  viéndolo así cuando dominamos nuestros instintos primarios pasamos a ser completamente humanos, cuando no, somos animales que no pensamos, y si no pensamos donde esta al responsabilidad  de lo que hacemos,  y cunado no pensamos pero actuamos la única pregunta que me hago a cada instante es;

 

¿Cuando no pienso y solo soy yo y mis instintos sin pensamientos ni sentido del bien y del mal, entonces en ese instante donde queda mi alma?

3 comentarios en “Evolución

  1. No estoy de acuerdo con esto del alma y los pensamientos;

    “por eso vemos que aunque las cosas apunten para que hagamos lo que debemos hacer nunca estamos en paz a la hora de hacerlo.”

    “Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado.
    Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.
    De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.
    Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.
    Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.
    Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
    Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?
    Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

    Romanos 7: 14-25

    *Perdona la longitud.

  2. Debemos de dejarnos dirigir por Dios, siempre tener en cuenta: lo que haremos agrada o no a Dios?

    Cuando actuamos por instinto sin pensar si lo que hacemos es bien o mal, hay algo en nosotros que no está funcionando bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s