Una impresión que vale la pena recordar

 

Ayer fue sin duda alguna un día especial salvo por algunas cosas negativas propulsadas por mi propio ego todo salio mejor de lo que en la mañana hubiera yo previsto. Y como en todo día especial aprendí un lección, sencilla pero la forma y carácter de la persona que me la reglado la hicieron diferente, única, nueva.

 

Un amigo me llamo para hacer compañía a un señor al que no conocía  en un programa de radiomarqueting, si cabe el término. Era algo simple, básicamente era un comercial de 30 minutos, hablado y con un lenguaje ameno, claro,  sin muchas fanfarrias y simple de entender, tanto para mí como para el vendedor y creador de dicho producto fue una grata experiencia compartir el momento.

 

Consiste en un curso de ingles en el cual el creador ha mezclado clases para niños o ese formato con humor callejero y música si se puede decir urbana, un lenguaje tosco y sin otra forma decirlo, esta diseñado para enseñar un ingles, meramente de muelle,  machucáo pero que funciona para las cosas básicas de la vida cotidiana en una urbe de habla anglo. Debería pagarme el comercial. Pero en fin, ese es básicamente el producto, nada fuera de lo normal, pero en la conversación que tuvimos mientras creábamos el ambiente para poder realizar en el aire algo decente le pregunte que cual era la intención u objetivo con esa empresa, servicio… Que se yo, para tenerlo claro.

 

Me miro a los ojos y dice con el dedo índice levantado y voz de mando. Fíjate, yo no pretendo que la gente aprenda un ingles como de un diplomado, lo que busco es que la gente aprenda lo básico para poder vivir y desarrollarse en este  mundo tan americanizado. No pretendo hacerme  millonario engañando y pretendiendo algo que no es verdad.

 

Lo que nos daña a nosotros son las pretensiones, el engaño, querer hacer pensar que somos algo que en realidad no estamos ni cerca, comprar un carrazo y no tener donde estacionarlo. Hablar mentira y querer que nos crean, inventar un mundo y fracasar en el intento de querer hacer creer a los demás que es perfecto, hablar mentira. Yo personalmente, agregó, no pude desarrollarme mientras hablaba mentiras y le faltaba a la gente, no quedaba bien y siempre buscaba una excusa, hasta que no aprendí a dejar de pretender no pude crecer, comencé a crecer como persona y económicamente cuando deje de querer vivir una vida de engaño y pretensiones. Así que esto es lo que tenemos y esto es lo que vamos a vender, un curso para aprender a hablar ingles sin gramática y sin mucho corre corre, un ingles para avanzar si es necesario que sea hablando en ingles. Pero que sea dejando atrás  toda pretensión y siempre con la verdad.

 

No dije nada, pero aunque fue un Principio viejo el que aprendí, la firmeza de cada palabra y la convicción en la verdad que me demostró fueron suficientes para que ese señor se ganara mi respeto. Vale la pena decir gracias.

 

Gracias…

2 comentarios en “Una impresión que vale la pena recordar

  1. Muy buen mensaje el del señor, él realmente está claro, él sabe lo que tiene en sus manos, lo que está vendiendo.

    Ojalá que al menos la pronunciación sea decente, para que quién lo compre aprenda algo.

    Saludos

  2. Saludos baakanit, si la pronunciacion es buena y sincermamente creo que funciona, las personas mayores y que les gustan los cuentos o chistes prodrian aprender con este metodo.

    Sobre la leccion de la pretencion, espero no se me olvide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s