Tempestad de silencio

En medio de la noche cuando el viento parecía mas fuerte, la lluvia caía sobre mi cuerpo cansado cuando, la desesperación me invadió y sacudió mi vida, y mi alma estremeció, busque en todos lados y no lo pude encontrar, mire a mis compañeros y al contemplar que estábamos solos en medio de la tormenta comenzamos a llorar, el miedo se hizo presente en nuestra barca y la desesperación arreció cual maldad embravecida y nuestro bote golpeo con la inclemencia del viento y la furia de sus aguas. El miedo a la muerte se convirtió en espanto cuando vi que hacia mi se dirigía una persona cual fantasma caminando sobre las aguas. Nuestras voces lloraron a coro una respuesta de quien se aproximaba a nuestra barca cual majestuoso rey, cubierto de autoridad y revestido de poder dominando incluso las fuertes olas que parecían cubrirle por momentos, y de nuestros ojos desaparecer.

Entones pude verlo, venia hacia nosotros calmado como siempre, cubierto de una paz que desesperaba mi prisa y dejaba atónito mi entendimiento. Con una sonrisa me saludo en medio de aquella noche tan oscura como mis miedos, yo triste con los ojos llenos de lagrimas de amor llame a mi maestro, mi amado, quien me daba paz y en su regazo encontraba aliento.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>¿Maestro eres tú?

Pregunte insistentemente.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Si, me respondió mi maestro.

Pero su voz me dio aun más miedo.

<!–[if !supportLists]–>Ø <!–[endif]–>Si eres tu dime que valla a ti y me encontrare contigo en medio de esta tormenta que agobia mi alma y hace inútilmente temerosa mi ya agotada existencia.

Ven a mi dijo mi maestro. Tome fuerza de esa voz y recordé como en lo mas profundo de mi alma el sonido de sus latidos cuando junta a mi esta mi amado maestro, al que yo como niño escucho con atención cada palabra que sale de su boca y cada latido de su corazón, tome fuerza en su mirada, recordé cuan hermoso es estar en su presencia y sin temor al viento, a la lluvia o la murete camine hacia el como quien de algo muy real tiene absoluta convicción, en medio del agua, camine como lo hacia el, mirando fijamente sus ojos, emocionado y llorando de alegría al verlo sonreír conmigo y sentir en la distancia todo lo que lo hacia tan importante para mi vida, pero mas que nada en esa sonrisa veía su amor.

Di un paso, y me sentí mas cerca, di el otro y me alma se estremeció de asombro al verme en medio de una tormenta, como loco caminar por el agua, no lo creí y el viento me golpeo como un martillo en la cara, la lluvia callo sobre mi mas fuerte, y la duda creía ante mis ojos en cada ola que veía crecer y frente a mi estrellarse, tuve miedo y una vez mas se turbo mi corazón. Llore y llame a mi amado, y el hacia mi corrió, sostuvo mi mano fuertemente me levanto de entre las agua, en sus manos sentí su pasión, ya no me hundía el mar, ahora me recubría con su calor. Me tomo por los hombros con fuerza, mi cuerpo temblaba de frio  y frente a El mi alma se entristeció. Me dijo;

Hijo mió no tengas miedo, ven hacia mi sin temor, no mires el viento, no temas a la tormenta que no es mas grande que quien te llamo, mira mi cara. ¿no ves que soy yo? Porque dudas mi hijo, porque dudaste, es que no ves que soy yo? tiernamente volvió y pregunto.

Después de mucho tiempo, otro hombre decidió ira al encuentro de su maestro, pero no fue el miedo la fuerza del viento que poco a poco lo hundió, este se esta hundiendo en el mar de la desesperación. Mi amado ven pronto, ven a mí por favor te extiendo mi mano para no hundirme hasta el fondo de esta vida sin sentir tu aliento, ver tu rostro, sentir tu calor y dormir en tu amor, ven corriendo en mi ayuda y con tu amor sácame del pantano que lentamente me consume mi alma, ven que pronto que me hundo, ven por mi por favor, escucha mi llanto, que se hunde mi alma y quien te llama desesperado es este tu hijo. Ahora señor quien te llama soy yo.

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–>

<!–[endif]–>

4 comentarios en “Tempestad de silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s