Soy lo que Dios ha querido que sea.

Cuando era niño vi que tenia algo que me hacia diferente y especial cuando hablaba, la gente me miraba y sin el mas mínimo esfuerzo me prestaba atención, transmitía mis pensamiento con la velocidad y claridad de un adulto, con la elegancia de un cisne y la luz de una persona que sabe lo que esta hablando, y que cuando no lo sabia, por lo menos estaba confiado de que algún momento de la conversación descubrirá donde se equivoque. Era algo así, como saber que estas haciendo lo correcto aunque en el fondo tengas una pizca de duda por no saber que es exactamente lo que estas diciendo, o que es lo que realmente quieres decir, pero aun así seguir hablando, clara y confiada mente. Hoy descubrí que a eso se le llama oratoria.

Desde que recuerdo sueño con cosas que a veces no entiendo, cosas que me hacían llorar de felicidad otras que me hacia huir de temor, cosa que nunca entendía, pero que dia a dia las veía hacerse realidad, muchas veces, antes de lo esperado y delante de mis ojos, como a propósito para saciar mi asombro, a eso le temía, pero mas le temía al hacho de poder sentir casi todo, podía sentir, la rabia, el enojo, la tristeza, la mentira y en odio, pero no hablo de sentirlo dentro de mi, hablo de sentirlo como que saliendo a gritos de un desconocido, me detenía a pensar en que era lo que me estaba pasando, la verdad es que temí, por muchas cosas y por varias razones temí, pero hoy descubrí que por mas inverosímil que parezca, y por muy complicado que sea de entender es una realidad que acompaña mi existencia, ya no temo, pues hoy descubrí que eso se llama revelación.

Cuando me hice adolescente descubrí que podía ver las cosas que las demás personas estaban ignorando siempre, a veces me llegue a incomodar mucho intentando que los demás vieran las cosas que yo veía, que lean entre líneas la vida y puedan ver las cosas que están pero que a simple vista no existen, llegue a sentir esa forma de ver la vida y lo que me rodeaba como una carga tan pesada que casi llegue a preferir renunciar a ella saliendo de la responsabilidad de vivir teniendo algo que no pedí tener, pero que se me concedió mucho antes de nacer, aunque una gran parte de mi no sabia ni que era ni como se llamaba.

Hoy descubrí que en la literatura hay un arte de ver y entender, o por lo menos tratar de que así sea, se llama hermenéutica.

Me enseñaron a usar esa herramienta en todo, en cada paso que daba, en cada cosa que veía, en cada sonido que escuchaba, en cada lágrima caía, en cada sonrisa, en cada suspiro, en cada segundo de mi vida.

Después me enseñaron a saber como decir lo que tenia que decir, preparar cada pensamiento en una tabla que me permita recordar cada palabra en el orden en que me fue dada, me hizo la vida mas fácil, pues las personas comenzaron a entenderme mejor, y mis pensamientos se hicieron mas claros, mi alma tomo un nuevo color, y mi vida adquirió un nuevo sentido, no solo por tener ahora tanto que decir, si no mas bien por que ahora sabia como decirlo. Hoy descubrí que se llama homiletica.

Desde siempre pude ver que lo que Dios ya había revelado desde tiempos ancestrales al hombre lo que hoy la ciencia descubre con bombos y platillos diciendo a voces que es algo nuevo, aclamando como un triunfo o descubrimiento algo que ya años, décadas y siglos había dicho Dios al hombre de buen entendimiento. Comencé a ver las profecías cumplidas y a los hombres maravillarse con las cosas que ya otros había dado por echas, descubiertas, vividas y en ocasiones hasta olvidadas, aunque siempre existentes. Pude ver como cada cosa tiene su lógica, incluso las que a simple vista son imposibles de explicar o de entender, pero vemos y no podemos hacer otra cosa que creer, si bien hay una miles de cosas increíbles e inexplicables, confió y creo que un día, las veré todas comprobadas, no para satisfacer la incredibilidad de muchos, si no para que los que desde el principio la creyeron puedan demostrar a los que no creyeron, hablándoles en su propio idioma, lo equivocados que estaban.

Hoy descubrí que eso se llama apología.

Desde que tengo uso de razón se que mi corazón late, mi sangre recorre todo mi cuerpo, la comida que consumo es procesada en mi interior y sustrae energía vital para poder vivir, orgánicamente hablando, que mis pulmones inhalan oxigeno y en todo mi cuerpo se hace una reacción en la cual del aire que inhala mi cuerpo solo acepta como bueno el oxigeno y devuelve el restante solo cargado con monóxido de carbono, veneno, literalmente. Que nací producto de que un espermatozoide penetro en el ovulo de mi madre, lo cual dio origen una cadena de sucesos biológicos que dio por concluido al final un ser humano al cual le pusieron el nombre que hoy llevo, desde siempre he sabido que existo, pero solo después de conocer a Dios es que se lo que significa realmente estar vivo, en que consiste sin mentiras ni misterios el milagro de la vida, y para que me fue concedida.

Si hoy estoy aquí es porque Dios me trajo y no puedo hacer mas que por eso darle gracias, me ha enseñado grandes cosas, pero lo que mas me alegra es pensar que las más grandes e increíbles, las que solo se describen como sobre naturales aun están por venir y vienen ya pronto.

Señor, Gracias por todas las personas que has puesto en mi camino, y quiero decirte que si, puedes contar conmigo.

Un comentario en “Soy lo que Dios ha querido que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s