En mi mente y en mi alma

Ante dos tipos de silencios

El primero es cuando no hablo a nadie ni nadie me habla a mi, los días se alargan y las noches se eternizan, las nubes no cruzan, el cielo se trasforma en un abismo sobre mi y la lluvia cae mas fría, mientras el sol oculta de mi su mirada, el frió y la oscuridad hacen su acto de funesta presencia y a su visita agregan consigo al miedo acompañado del desvarió.

Busco y no encuentro nada, y miro pero es como una visión plasmada de imágenes donde todo me dice algo, pero todo me dice nada, cuando veo no entiendo nada y cuando entiendo no quiero ver, trato de olvidar lo visto. En el silencio de mi mente y la oscuridad de mi alma, clamo con lágrimas de espantados suspiros ante el silencio cuando me arropa la nada y me abrigo solo en la esperanza, voces de dolor y sensaciones de suspenso. Ante la oscuridad sumido silencio de mucho ruido y con sonidos que solo de mi interior dejan salir miedo, y mis ojos hablan, mis manos esperan, mi alma sufre, y por despertar mi vida desespera.

El otro es cuando, no hablo, no veo, no escucho, no pienso, es cuando solo siento, cuando me escondo y me siento solo, cuando lloro y en la oscuridad me cubren las lágrimas.

.

.

.

.

Aprendiendo a ver la verdad.

El problema de una persona que habla mentira no es solo encontrar la forma de mantener su mentira como verdad, o evitar se descubierto en el engaño, es mas bien aprender a creer cada mentira que inventa, cada falacia en la cual se sustenta, es imposible hacer creer a alguien algo en lo que no se cree, imposible convencer de lo que no estas convencido, muy difícil demostrar lo que no has visto, para mentir habría que creer en la mentira, y engañarse a si mismo es una burla descarada, mentir es fácil, lo difícil es creer la mentira con la que buscas convencerte a ti mismo. También hay quienes mienten con la verdad, crean la mentira y viven engañados en si mismos.

La verdad no necesita ser demostrada, solo la mentira cada segundo necesita un padrino.

.

.

.

.

.

Gracias.

Entré en el castillo, me saludaste con una sonrisa, me miraste como si estuvieras esperándome toda la vida, me tomaste de la mano y caminamos por los jardines, recordé cada escena de mi vida en las que me imaginaba solo y entonces pude ver que en cada una de ellas tu estabas conmigo, había llegado herido de muerte por una guerra en la que tu me dejaste en el campo esperando ansiosamente que saliera vencedor para venir y reunirte conmigo, me vestí de elegancia, me perfume con olvido, una nueva imagen apareció ante ti, era nueva porque estaba completamente restablecido y como siervo me arrodille ante ti, como tu me ordenaste incline mi rostro, ante mi Dios y ahora mi amigo, mis ropas se volvieron armaduras brillantes como cristal y mi presencia majestuosa con destellos de tu gracia.

Arrodillado ante ti incline mi cabeza y en mi hombro pusiste tu espada, escuche los aplausos de los que se regocijaron conmigo, me hice caballero ante mi rey y comencé la gran batalla para la cual he nacido, batalla de muchos años y en la cual estarás siempre conmigo.

.

.

.

.

.

Lejos.

Esperas que encuentre la mujer que mi ilusión describía, mi ignorancia anhelaba, pero no la voy a encontrar por más que te alejes de mí, porque eres tú de la mujer que yo hablaba. No la voy a encontrar nunca lejos de ti, porque si te tengo cerca esa mujer ya estará conmigo, y yo seré el hombre que estará a tu lado.

4 comentarios en “En mi mente y en mi alma

  1. Por un lado el silencio en el que te escondes y alejas no te permite avanzar.
    Por otro lado, si te puedo recomendar el silencio para que busques dentro de tu alma si esa mujer a la que escribes ES realmente la mujer que quieres, o solo es la mujer de tu ilusión… aquella con la que quizás estás obsesionado… busca esa respuesta, si no es solo una obsesión ve tras ella pero no en silencio.

  2. Me gustó mucho conocer lo que hay en tu mente y en tu alma. El silencio a veces es importante, el mostrar nuestros sentimientos lo es aún más. Sigue conociéndote hermano y descubriendo todo lo bueno que hay dentro de ti.

    Te quiero mucho Víctor.
    Besos cariñosos.

  3. Hermano, me gustan estos pensamientos, cuando dices “La verdad no necesita ser demostrada, solo la mentira cada segundo necesita un padrino”, cuanta realidad en esto.

  4. Chelu, muchas gracias por la opinion, aunque debo decir que el silencio y la mujer de la que hablo no tienen nada que ver una con otra, de hecho son post completamente diferentes, saludos y un beso.

    Karolin, gracias mi kerida fotogenica, un beso y te quiero mucho.

    Ruben, si creo que si, la verdad de una u otra forma sale a la luz, por mas que nos empeñamos en ocultar, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s