Sol y viento.

 

Me gusta viajar de vez en cuando por las polvorientas calles del sur, hay una hermosura en su sequedad muy difícil de explicar. Antes prefería aplazar los días en los que tenia que hacer un recorrido completo por muchas de las provincias de esta zona, pero ahora para ser sincero me gusta la idea de estar un día entero mirando cosas viejas a mi paso, pero que en cada rostro después de un corto periodo de tiempo descubro algo nuevo, voy mirando en la carretera los que se bañan en los canales de riegos, los camiones llenos de dibujos que mas que adornar sirven, según ellos, para espantar los malos espíritus, las vacas en medio de las carreteras, el sol que combinado al cristal de la ventana crean destellos que ciegan, luces de colores que de vez en cuando alegran el alma, niños jugando en medio de platanales, felices y contentos, lejos de los contaminantes de la modernización, ríos salidos de la nada muchas veces reclamando como suyos los terrenos mas insospechados de cualquier pueblecito triste y devastados por la sequía que después trajo de la mano dos inundaciones como si por cada día de sequedad le regalo tres de lluvias, interminables tardes de llantos, desesperación, hambre, blanco, negro y mucho dolor, veo las cañas, veo desde lo alto de las montañas un poco del azul de mar en el horizonte, las nubes, el cielo, la brisa fresca en medio del calor, una suave llovizna, el frió de la noche, fuego, abrazos y en la madrugada entre todos una canción.

En la piel de los niños las presencia del salitre de este casi desierto, y en sus ojitos un poco de esperanza, en sus manos abiertas que mientras piden algo para ellos, cuando las tocas puedes sentir que tienen mucho mal trato, pero aun así son bellas y percibes amor.

Entre gente triste, con cara de hambre y miradas de miseria, me encuentro con una sonrisa que inocente me saluda mientras nos alejamos lentamente, vuelvo a mirar a tras y aun veo su manita que aun de lejos nos sigue diciendo adiós.

Mientras camino pienso en todo, pienso en lo que veo, en lo siento en mi interior, pienso en cada paso que he dado, pienso en mi, pienso en Dios.

 

Anuncios

2 comentarios en “Sol y viento.

  1. Un acercamiento muy íntimo donde se percibe tu sensibilidad y el aprecio por cada gesto de amor y felicidad que se mostraba ante tus ojos. Me has hecho sentir que estoy viva. Que maravilloso es cuando se puede sentir así. Un beso grande hermano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s