La cortesana

pizarra.jpg

Desde que tengo uso de razón y memoria se que de todas las cosas que hace una persona en su vida, a mi solo me han verdaderamente gustado dos, leer y ….. no, no es escribir es ver películas, escribir, claro que me gusta escribir, pero yo veo esto de escribir como un proceso de descarga el cual lo usas para sacar de ti toda la información que has leído, o visto en películas, no lo dejemos solo en películas diré toda información que ha entrado a nuestro cerebro y para mal o para bien ha generado alguna reacción y por la tanto nos ha dejado alguna sapiencia, algo que recordar si es necesario en determinado momento, ósea que la matemática del asunto es simple, sencilla. Leer + películas + vivencias = Blogg.

Hoy mientras hablaba con un compañero de oficina me llego a la mente una escena de una película que vi cuando era niño, era en el tiempo donde no tenia dependencia económica para ir solo al cine, no existían las compañías de cable, por lo menos no en Barahona, ni tenia Internet con sus muy beneficiosos programas de P2P para descargar el ultimo estreno de temporada, por lo que dependía totalmente de Telemicro y su muy esperado tripletazo de películas (me llega a la mente la voz en Of del locutor) en fin sin mas preámbulos , de la película que les hablo y que cuya escena me llego como déjà vu, no se como se llama, ni los actores, mucho menos el director ni nada que les pueda contar para hacerlos llegar al titulo de la misma, tampoco creo que la escena pues no es la parte final que es la mas fácil de recordar, donde el bueno vence al malo rescata la princesa y le da un memorable y apasionado beso, es de hecho muy corta, pero que a lo mejor por ser yo tan inocente “ en esa época” no entendí pero que nunca olvide y que ahora muchos años después llegue a entender.

Era algo + o – así,

En una epoca donde las mujeres ocultaban sus cuerpos hasta las tobillos, y los hombre andaban por hay con minifaldas, licras, zapatos puntiagudos y una espada muy adornada colágena en la cintura, hubo una hermosa cortesana, Cortesana prostituta de alto nivel, instruida en todas las cosas que para ese entonces una mujer de ese tipo de negocios debía saber, política, religión, geografía y hasta un poco de brujería, ya que al el final de la pelicula es cuando el rey salva a su amada de las llamas de la hoguera en la que estaban a punto de quemarla acusada de brujeria, pero que era mentira, solo era una trama ideada por los antagonistas para desaparecer de la corte a la mujer que estaba robando el corazon de su querido rey, el cual solo debia estar enfocado en cosas del estado. La logra salvar despues de mucho intentar demostrar que su amada es inocente pero no solo inocente de la falsa acusacion de hechiceria, si no de intentar engañarar a toda venecia al ser la amante preferida del rey, ya que despues de todo el les pregunta a los presentes, principes, sacerdotes mercaderes, etc. si nunca se habian enamorado de una cortesana, ellos todos afirmaron alguna vez haber estado enamorado de alguna y la cortesana quedo libre al demsotrar que su intencion no era nada malo, era solo amor, bello y puro, pero que no tenia ningun problema en compartir con todo el que lo quiesiera y pueda de una u otra forma pagar por ello, despues de su belleza lo especial a esta cortesana es que era la tercera hija de la que fue en toda venecía la mas famosa y deseable de las cortesanas, y como era la protagonista de la película el rey se enamoro locamente de ella, quien también era el protagonista.

En la mitad del filme se ve a la madre de la hermosa cortesana cuando la esta entrenando para tan delicado oficio, que dicho sea de paso en la corte veneciana de finales del siglo VXIII si, era un oficio que requería de cierto respeto por si misma, educación y cultura, la madre de repente toma la muchacha por un brazo, la pone de pie delante de sus hermanas y frente a frente a ella misma y le dice:

Esta es la ultima prueba, debes ser sabia si quieres ser parte de nuestro legado como familia, la muchacha la mira fijamente a los ojos en señal de que esta preparada y la madre le dice en voz muy alta: Soy un noble rey o un alto mandatario de Venecia, estoy en tu alcoba, quiero que me hagas sentir que soy en todos los sentidos un verdadero hombre, ella la adorable cortesana cierra los ojos, muerde suavemente sus labios, acaricia suavemente su cuello, se enrojecen sus mejillas y se escucha un quejido, suave y delicado, mientras ella pasa delicadamente por todo su cuerpo sus dedos y entonces suavemente deja salir de sus labios aun cerrados un delicado gemido, pero un gemido tan suave y perceptible que para los pelos de solo recordarlo.

Después le dice: ahora demuéstrame que no puedes vivir sin mí. La hermosa mujer se tira al suelo, toma suavemente la mano de su madre y le dice firme aunque también amablemente, quédate esta noche, pues la oscuridad y madrugada no tendrían fin si no te quedas tú aquí conmigo.

La madre la agarra por los hombros y le dice, dime que me amas.

La hermosa cortesana se para frente a la ventana, suspira con desaliento, se voltea y mira fijamente los ojos de su madre, baja suavemente la mirada, enrojecen sus mejillas, levanta nuevamente la mirada y se puede apreciar más que nunca su belleza, su cara de ángel y su tierno aspecto de doncella, su hermosura y encanto iluminan cara, entonces sus labios tiemblan, una sonrisa de pena corta la respiración de su madre cuando ve que sobre sus delicadas mejillas de princesa encantada, para terminan mojando sus temblorosos labios descienden lentamente dos inesperadas lagrimas.

Anuncios

2 comentarios en “La cortesana

  1. Esas costumbres de antes no son nada inspiradora, lo cierto es que en esos tiempos las jóvenes tenían que someterse a este tipo de pruebas o cuestionamientos para los padres satisfacerse o de una forma mantener su “honra”. Gracias a Dios que esos tiempo cambiaron por lo menos en estos países de América, porque aquí entre nos, yo no lo soportaría.

    Un abrazo mi querido Santuario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s