Carne versus espiritu

Júnior Santana me había invitado muchas veces y muchas veces yo eludía la invitación, pero ayer me levante con la firme idea de ir a la iglesia con el, todo lo que hice en el día lo planifique para poder estar libre en la noche para asistir al encuentro con Dios o con el hombre, siempre he tenido la duda de quien rige en verdad la iglesia de hoy en día, a veces no se si es el Espitu Santo o el pastor. Llego la noche me vestí cantando y me bañe sonriendo esta decidido a ir a la iglesia, cuando Júnior me paso a buscar casi estaba listo, sin muchos contratiempos llegamos a la iglesia, me presento una amiga llamada Diosmery, me sorprendieron las primeras cuatro letras de su nombre, cuando me senté la silla estaba en lugar mas, estaba rodeado de gente común y corriente que albaban a Dios y yo me quede sentado esperando que el devociónal termine, nunca entendí por que en las iglesias cantaban tan alto, música que para mi era erróneamente del mundo, alta y ensordecedora no tenia nada de espiritualidad según mi visión mundana de la misma, la verdad es que me senté por falta de sitio cerca de la batería y el sonido estridente del aparto me tenia con dolor de cabeza estaba contando los minutos para que dejaran de tocar, para mi la verdadera música divina era la que cantan las aves, las que hablan los niños y las escucho en le silencio de las oraciones, pero cuando ya casi no soportaba mas aquel sonido de batería comenzó una canción a ritmo de UB40, eras mas o menos así, sentí que mis pies se movían pero no estaban al ritmo de la música, estaban al ritmo de mi propio corazón saltando de una rara alegría, cuando el pastor comenzó a predicar sentí tranquilidad pero me daba risa la forma tan humana con la que hablaba de Dios, volvió la pregunta de siempre a mi mente y recordé que al entrar en la puerta me dieron un sobre para que ofrendara a la vista de todos, siempre e criticado eso, me sentí obligado con los hombres pero no con Dios porque el sabia que desde que Salí de mi casa por cosas de la vida salí sin dinero, algo que es normal en mi ya que prefiero pagar con tarjetas muchas cosas además de que evitando andar con efectivo evito hacer gastos que a veces son innecesarios, los hombre solteros y sin mucha responsabilidad familiar como yo sabes a que me refiero.

A veces las iglesias hacen que hagamos cosas mas para complacer al pastor que para complacer a Dios, la ofrenda debe ser por inspiración, creo que tiene mas merito dar 20 pesos a alguien con hambre, que 100 a un pastor que los mal usa por no decir que a veces se los roban, se que no son todos los que están ni están todos lo que son, pero pasa mucho, eso debe quedar en la voluntad del individuo, sin presión ni obligación, después de todo es a dios que se lo están dando y el te da a ti según le das tu a el, cada quien que cargue su cruz pensé, pero me concentre nuevamente en el pastor y escuche cuando decía:

aquí hay un persona que esta siendo atacada por demonios, escucha sonidos por las noches en el patio de su casa y se despierta de madruga tratando de conciliar el sueño, quiere convertirse, acepta a Dios en su corazón pero hay cadenas que lo atan al pecado, siente un vació enorme que a veces lo ahoga con cerveza y busca muchas veces llenarlo con cualquier cosa, pero nunca lo llena.

Pese que si me viera en el mueble acostado de madrugada mirando la televisión con la computadora encendida y el radio en mute, sabría que es un vació de verdad, de hecho ya sentía como me señalaba con el dedo para decir. !es ese joven que esta hay mirándome sorprendido !! Pero en eso se levanto un mujer ahogada en llanto y dijo:

Soy yo.

Sentí un alivio de saber que no se refería mi, y mis ojos se hicieron agua, ni me los limpie para no delatar mi emoción y busqué eradamente de algo mas para concentrar mi mirada, entonces vi a una mujer que unos años atrás no hubiera creído que vería en una iglesia, estaba llorando y lo único que sentí fue vergüenza de mi por saber que durante mucho tiempo mi corazón la odió por cosas que no se ahora explicar, me hizo daño y yo le hice daño también, el pastor como un cazador a su presa la señalo y le dijo ven a mi el señor quiere decirte algo, mi corazón se partió en pedazos y le pedí que la perdonara así como la perdonaba yo a ella, y esperaba que ella también me perdonara a mi, lloro mucho, pero no se entrego a Dios, quizás no era el momento aun, pero fue un milagro para mi el solo hecho de verla hay, porque la conozco desde niña y se que tiene mucho por cual pedir perdón, recordé mis pecados todos y cada uno de ellos y en ese momento mi cuerpo comenzó a temblar, sentí miedo y rabia, pena y vergüenza, pero no me moví nunca mas.

El pastor siguió llamando gente señalándolos cual pescador tira del anzuelo y yo solo esperaba mi turno, tenia miedo de ir si me llamaba para no ser yo parte del espectáculo que ante mis ojos humanamente se estaba desarrollando, cuando de repente sentí calor, mucho calor, no sabia que hacer pero sabia que no me movería, comenzaron los hermanos a danzar y la algarabía alcanzaba niveles increíbles, la única palabra para describir lo que veía y sentía era milagro, mientras estaba inmóvil me sonreí al ver una mujer señalarme desde la multitud y créanme nunca me había visto y sentí como si me llamara por mi nombre, no quería ir, no quería, pero ella mando a buscarme, me puso las manos encima y ni siquiera puedo describir lo que sentí, así que ni intentare describirlo.

temblando perdí las fuerzas y mis rodillas me traicionaron, pero cuando sentí una mano en mi espalda fue que me di cuanta que lo que me estaba llamando no es de este mundo, caí como cae un árbol y solo mis manos evitaron que me diera un golpe en la cara, las lagrimas me segaban y escuche la vos que me dijo entrégate, me entrego, entra en mi señor dije y lloraba no de tristeza ni de rabia, lloraba mi propia alma cuyo cuerpo no dejaba entregar al señor, me levante como pude y quede mudo de sorpresa, al ver que no había nadie parado a mi espalda, ya no estaba en un lugar extraño ahora estaba en la casa de Dios, era parte e su rebaño y por un instante, solo por un segundo me sentí libre y completo, pero fue ese segundo suficiente para darme cuenta que todo lo que mi carne pensaba, mi espíritu desbarato, me senté y no podía dejar de llorar, mi manos aplaudían las mismas canciones que momentos atrás me taladraban los oídos, ya no me molestaban, ya no sentía vergüenza de aplaudir, estaba en presencia del Espíritu Santo y por primera vez en mi vida me toco.

Ya no veía solo un hombre hablando en un estrado, ya no veía la belleza física de la que me quedaba al lado, tampoco me sentía estupido cuando el pastor decía que repitamos algo a nuestro compañero, no me dio vergüenza dejar que mis ojos sacaran desde mi alma la presencia de Cristo.

Si bien aun estoy atado a la carne ya se porque tocan las baterías en la iglesia, y entiendo porque el señor no vino a buscar no solo a los sanos si a los enfermos también, reconozco que soy un pecador y no me burlare jamás de los que hablan en lenguas, pues el señor me mostró solo por un segundo, pero que la divinidad de su presencia vuelve eterno que el esta aquí, y que la única manera de encontrarlo es buscarlo no con los ojos sino con el corazón.

Lo mejor que le pueda pasar a una persona es ir a una iglesia sin importar lo que crea, ni lo que no crees de los hombres, es buscar a Dios en las palabras del Espíritu Santo porque aun en manos pecadoras como las mías, y en bocas mentirosas como la de algunos que para gloria de hombre engañan, es fácil de encontrar, el usa el hombre como fuente, y a ti como receptor. Cristo te ama en espíritu y verdad, búscalo, búscalo, era lo único que podía escuchar anoche en medio de tanto alboroto espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s