Piel de leopardo

tooopen_sy_204119561812

¡Que mañana tan hermosa!

Pensó mientras abordada el bote en el que se iría de pesca. Era un hombre sencillo, nacido en un pequeño pueblo pesquero. Sabía disfrutar de un lindo día soleado y adoraba el olor del salitre del mar. El agua azul y la arena blanca, palmeras altas y el suave vaivén del bote.

Suspiraba e inhalaba aquel olor a playa como si en cada bocanada de aire se pudiera llevar dentro de sí un pedacito de ese paraíso.

El bote se alejó de la costa y el agua se hacía más azul en cada segundo que pasada. Ya no era una playa, ya estaba en mar abierto cuando lanzaron las cañas y las carnadas esperando poder llegar a casa con un dorado gigante y un marlín fantástico. Miraba el mar profundo con los ojos brotados de la emoción como quien espera una sorpresa. Cuando  en la profundidad azul vio una pequeña luz brillante, fue algo extraño y pequeño, un destello apenas perceptible, pero al él estar tan inmerso en ese color azul sin fin,  lo diviso y fue hasta cierto punto intrigante.

Habían seis personas con él en el  bote, todos en lo suyo, uno con las cuerdas, otros con las carnadas, otros solo cantando y el resto, bebiendo y hablando cosas sin sentido ni conexión, hablando por hablar entre amigos, cervezas y sol… ya sabes,  esa hermosa platica de borrachos que no llega a ningún lado y de la cual nos encanta participar.  Nadie más vio el destello, solo él, miró a los demás y al ver que nadie más lo vio se sintió algo feliz, como si haber visto algo fuera de lo normal lo hacía  a él especial, otra vez volvió a sonreír de manera tonta y bajó la mirada desde el azul del cielo hasta el azul del mar sin ver nada de lo que tenia frente suyo, como si la vida normal no importara, como si los demás no existieran. Solo esos dos hermosos azules.

Una vez más vio el destello, pero esta vez vio que lo producía, era un pez o algo parecido, era verde claro y amarillo, redondo y no se movía, parecía una bola pequeña  en medio de tanto azul, lo más curioso es que parecía seguirlo, mirarlo a él, frente a frente, él en el bote, el pez en medio de ese inmenso y profundo azul.  Por alguna razón ya no le parecía tan hermosa experiencia, no pudo mantener los ojos en ese raro pez y en un parpadeo este desapareció,  imagino que el bote adelantó y lo dejo atrás, después de todo el bote se movía y el pez parecía estático en ese lugar. Pero no salió de su mente, siguió pensando en el pez cuando retorno a la camaradería otra vez, risas, cervezas y carnadas. Pero ahí estaba ese pez en su cabeza.

Ya en la tarde y como siempre lo invadió una extraña sensación de melancolía, se sentó al frente en el bote a recordar, a pensar.

Sol, viento, calor, confort, relajamiento y paz. Le encantaba sentarse y estar solo con sus recuerdos. A pesar de los amigos y la vida cherchera era una persona solitaria. Le gustaba la soledad.  Se sentía cómodo con ella, o mejor dicho.  Se sentía cómodo en ella.

Sentado en la proa con los pies colgando y la mirada clavado en el agua volvió al pasado, a cuando era un niño. Recordó cuando una vez que estaba en la playa con su familia se sentó igual que ahora a solo mirar el agua azul y profunda en el muelle de su pueblo, sus pies colgaban y su mirada clavada en el profundo azul.  A su espalda jugaban los otros niños igual como ahora juegan sus amigos a ser pescadores sin que a él le importara algo más que mirar el agua, como si buscara ver algo en ella. Esa vez sentado en el muelle,  Lo vio.

Entre la bruma y el movimiento de las olas y la ligera espuma sobre el agua pudo ver un ojo negro que lo miraba, sabía que era un ojo porque no pasaron dos segundos cuando vio la figura completa de un enorme tiburón que estaba bajo sus pies, casi en la superficie mirándolo a él. Quizás por la Inocencia de la niñez o el estupidez natural de los que buscan demasiado donde se supone no hay nada, se quedó mirando él también al enorme tiburón que no parecía moverse, no estaba nadando, estaba estático en el agua mirándolo. Se giro lentamente y se puso de frente, entonces pudo ver sus enormes ojos, pasaron segundos o minutos, quizás horas, no importa. Esa mirada se clavó en su memoria en un lugar profundo esperando ese hermoso día de pesca para volver a salir desde lo más profundo de mente solo para que un escalofrió suba por su espina dorsal hasta erizarle cada bello del cuerpo. El tiburón lentamente fue girando y le dio la espalda, con una calma aterradora fue sumergiéndose otra vez en lo profundo y desapareció.

Volvieron las risas y los chistes de borrachos entre anzuelos y carnada. Caminó hasta ellos y tomó una cerveza, la miró y disfruto ese sorbo frio, no se había dado cuanta que estuvo mucho tiempo al sol y el calor era intenso, esas cerveza de verdad que supo bien.

Aun estaba parado cuando volvió a ver el destello debajo del agua. Se apresuro a pararse otra vez sobre la proa y mirar aquello que le parecía tan curioso. Esta vez estaba ahí, nítido. Azul y amarillo, brillante y redondo, una esfera brillando en medio de un mar tan profundo como él se podía imaginar. Como hipnotizado se sentó otra vez con los pies al aire y solo tenía ojos para aquella cosa.

Cosa que se fue acercando cada vez más, hasta quedar a unos pocos metros. Solo entonces pudo distinguir que era un ojo, un ojo que lo observaba al igual como el observaba el agua. Sintió pánico, paralizado no pudo más que  suspirar profundamente, lenta y entrecortadamente.  Ese suspiro dejó salir de su interior un terror indescriptible.

Sus ojos desorbitados los sintió como escamas cuando pudo articular un movimiento y espabiló por primera vez, volteó la cabeza lentamente para entender que esa paz de la que tanto disfrutó se debía a que estaba solo en el bote, no quedaba nadie en el. No podía dejar de pensar en ese ojo que estaba ahora a pocos metros en el agua debajo del bote y en su espalda, pero tenía que seguir mirando al bote porque escuchaba pasos que se acercaban. Una figura salió de la cabina y se detuvo frente a él.

No pudo ver eso que  salió del agua sin producir el mínimo sonido, era espeso pero suave. Tenía un olor agradable y si no estuviera cagado de miedo hubiera disfrutado cuando su cuerpo levitó y se puso horizontal frente al sol, cerró los ojos cegado por la luz y se sumergió suavemente en el agua, tan delicadamente que se sintió casi consentido.

Sintió que eso que lo tomó y llevo al agua lo trataba a él como el trataría también un pétalo de rosa.

Su confusión y miedo duraron poco, inhaló aquel olor extraño y en unos segundos estaba tan relajado y quieto que se quedo dormido.

Despertó  asustado de nuevo, en una habitación tan grande que no podía ver el techo, no podía ver las paredes y no podía ver el suelo, estaba acostado con los brazos extendidos y con la sensación que de que no estaba solo, no veía que o  quien estaba con él pero sabía que había algo mas en ese habitación, muy a lo lejos vio otra vez la figura que se detuvo frente a él en bote y que ahora se alejaba dejándolo solo en aquel lugar.

Comenzó a temblar de miedo y su respiración era tan fuerte que le dolían los pulmones, paralizado y sin poder decir una palabra trataba de mirar al suelo  lograr ver eso que se movía debajo,  pero no pudo. Levantó un poco la cabeza y vio que en su cuerpo no tenía ni un solo pelo, estaba tan limpio como una bombilla, algo tocó su espalda y una vez más desapareció el miedo. Ya no temblaba, ya no intentaba moverse, en esa calma supo que estaba en presencia de lo que había visto una vez de noche pescando.

Esa noche vio una figura que lo observaba de cerca pero sin salir del agua. Muy grande y con inteligencia, porque cuando  ponía el foco que tenia de frente a la criatura esta se hundía y emergía en otro lugar más lejos o más cerca, pero sin dejarse ver por completo.

Contaba esa historia y la gente no le creía, algunos se reían y le decía que era un manatí, pero el sabia que no. No podía describir lo que vio, pero sabía que no era ni un manatí ni una ballena.

Ahora está ahí, otra vez,  y esta vez demasiado cerca. Mientras pensaba en eso que vio a medias en una noche oscura. Sintió como algo arropaba sus piernas, una sensación como si una sabana lo cubriera, no sintió miedo, no sintió dolor, no sintió nada.

Ya no sentía las piernas, pensó que se había quedado sin sensación en estas porque estaban adormecidas. Intentó encontrarlas y no lo logró. La misma cálida sensación arropo su brazo derecho, y después su brazo izquierdo, no los sentía.

Me estoy quedado paralizado otra vez,  pensó. Miraba arriba sin sentir nada, el tacto había desaparecido, entonces sintió la misma suave sensación en su estomago y que un frio enorme lo arropaba. Frio y vacio, que sensación tan extraña pero, también que calmado se sentía.

Con un enorme esfuerzo levantó un poco el cuello y fue entonces cuando vio que de él solo quedaba su torso, de hecho solo quedaba la mitad a la altura del pecho, sus entrañas se habían brotado a la intemperie y por eso la sensación de frio en sus órganos vitales. A pesar del espanto no hubo ninguna reacción al miedo. Se sentía anestesiado y calmado, otra vez venia esa sensación cálida y lo arropó hasta la altura del cuello,  pudo ver un poco de esa cosa que lo estaba devorando tan gentilmente, sin dolor ni sufrimiento más que el espanto de saber que está siendo comido vivo.

Al tener el labio de esa cosa tan cerca separando suavemente su cuello de sus hombros con una mordida tan delicada que no necesitaba ni ejercer presión como si aquellos labios enormes ocultaban dientes tan firmes y afilados como navajas. Vio la piel y noto que era parecida a la de una manta raya con pequeñas manchas de camuflaje parecidas a la piel de un leopardo.  Brillante y mojada.

Estaba consciente de que ya de él solo queda el cuello y la cabeza, aun así no sentía miedo, esa saliva que dejó en su cuello parecía anestesiar cualquier sensación de dolor o espanto.

De sus sentidos solo quedaban la vista y el tacto. Sintió que su cabeza fue tomada dese atrás y a su cara le dieron una mordida a la altura de los ojos, quedando de él solo la parte superior de su cabeza, solo sus ojos y su cerebro, el cuello y la quijada ya no estaban. A pesar de todo eso su mente estaba lucida y en calma, pensó:

– Ahora debo parecer una manzana a medio comer.

Fue una ocurrencia tan extraña en medio de lo que estaba pasando que si hubiera tenido labios, se hubiera sonreído.

Su mente seguía pensado, pero estaba aliviado. Sabía que solo habían pasado unos segundos desde que había recibido el primer mordisco y que solo le quedaban otros segundos de lucidez antes que llegue la oscuridad total, sin embargo ahí estaba, haciéndose preguntas y riendo de su destino. No pensaba en nada, no sentía pena ni rabia. Solo curiosidad de que iba a pasar ahora.

Desde la parte de atrás de su conciencia sintió como se iban apagando sus neuronas, como se le  iba yendo la luz, como llegaba la oscuridad y se sorprendía de seguir consiente aun sin cuerpo y sabiendo que lo poco quedaba de él estaba a punto de ser comido por completo, con un solo ojo vio como una boca se abría sobre él y supo que era el fin, pero también que ese fin en el que algo se había comido su cuerpo no había acabado con su conciencia, entonces entendió que a pesar todo había algo más. Algo que estaba a punto de descubrir.

Cerró su ojo y se dispuso a ver qué pasaría después de ser un último bocado.

Fue liberador cuando pensó:

-Llego la hora. Veamos que sorpresas me trae consigo la muerte.

El eterno Barahonero

Barahona 1

Sí. El título hace referencia al eterno aquel.  El que entendió entendió. El que no, que siga para donde iba.

El eterno Barahonero es aquel que siendo Barahonero su mayor placer esta en ver a Barahona jodida. A todo Barahonero se le ha preguntado alguna vez fuera de allá,  que como es posible que siendo tan bonita y con tantos atractivos está sumida toda la región en la miseria. Dura y pura con la que los jóvenes chocan de frente como si fuera una maldita pared que no los deja avanzar.  Pregunta a la que nunca tenemos una respuesta correcta, ya que son varios factores y no una razón en sí.  Uno de esos factores es el eterno Barahonero.

Es este que pudo salir, ahora está más o menos bien, pero aun desde afuera sigue jodiendo todo lo que pueda significar progreso, pone todas las trabas posibles para impedir su desarrollo, no necesariamente desde un puesto de poder político, a veces solo sembrando cizaña en todo proyecto que se piense para desarrollar la zona. Sur profundo nos llaman, pero de profundo solo está la maldad de este grupito, que no es un grupo formalmente establecido, solo son unos hijo del diablo que por desgracia para nosotros comparten dos características; Ser Barahoneros y desear lo peor para su propio pueblo.

Sur profundo nos llaman, porque está lejos justifican.  Lejos esta Puerto Plata y Santiago o Samaná, si el punto de referencia es Santo Domingo.

Cuando se habla de un proyecto solo piensa en boicotearlo poniendo todas las dudas su veracidad o su desempeño. Si se logra hacer le prenden una vela al mismo satanás para que fracase, ya que en el fondo solo quiere decir;  -Se los dije, no iba a funcionar. Pero si por manos de Dios si funciona, entonces usa sus contactos, porque para eso son. Para hacerse parte de este, entonces dice;  -Hay que apoyar lo nuestro. Un día dicen una cosa y al siguiente otra descaradamente, o intencionalmente, ya sea por desvaríos con intención de confundir.

Es aquel que cuando se pone un negocio igual al suyo o mínimamente parecido  cerca, pero que no sea de algún miembro de su familia le manda a tras a los mismo demonios del averno, hasta lograr cerrarlo o romperlo literalmente. Llegados a ese punto si, usan la política.

Es aquel que ya no está cenizo por la el polvo porque vive donde hay poco, pero que no quiere que otros salgan de ahí. Si alguno está asomando la cabeza para salir, lo empujan otra vez dentro, con críticas y difamaciones. Y como nadie es profeta en su propia tierra sacan a la luz cualquier error del pasado para desacreditarlo, y  que vuelva donde ellos entienden que debe estar. En el polvo.

Es ese que salió, y no quiere volver, pero no quiere que otros salgan ni que los que aún están mejoren su situación económica.  Es el que se complace solo mirando desde afuera y queriendo fingir que es de otro lugar. Que quiere olvidar de donde vino y donde están sus raíces.

Es el que cuando por algún medio alguien está escalando lo detienen alegando un tajante; -No somos iguales. Como coño van a ser iguales si no lo dejan pasar de cero. Es el que es capaz de autojoderse con tal que el que venía detrás suyo ya no tenga carrera o razón para seguir ese camino. Dañando lo  que él mismo estaba haciendo solo para que no aparezca alguien que pueda hacerlo mejor.

El eterno Barahonero es el que quiere ver al sur con toda su belleza sumida en la nada, viendo los jóvenes sentarse  a soñar bajo la sombra de una mata en algún pueblo  polvoriento con cosas que no tiene y no podrá tener. A sus viejos tristes esperar la muerte siendo tan pobres como nacieron, sin haber visto ante ellos una verdadera oportunidad. Es él quiere ver esa mirada triste que tiene el que ve pasar al que se va sabiendo que no quiere volver porque simplemente no tiene a que.  Es el que no quiere que se nos quite esa etiqueta de sur profundo, esa etiqueta de que en Barahona solo hay polvo y espinas, esa etiqueta de miseria y pobreza con las que nos quieren eternizar.

Es el que le molesta que otros progresen, es que no les gusta que extranjeros y foráneos vengan a la zona a aportar un granito de arena y progresen.  Hay muchas clases de estos enemigos de su propia tierra, pero todo tiene en común la maldad y las ganas eternas de vernos mal. Ganas que se llevaran con ellos al infierno tarde o temprano.  Porque si algo nos ha ensenado el tiempo es que todo tiene su momento.

Es el que quiere ver al Sur  con tantas playas, bosques, fauna y gente eternamente pobres. Son unos poco, son unos cuantos, pero sí que mucho daño nos han hecho.

Hoy le tocó a Venezuela, mañana puede ser a cualquiera.

franco1

“…y sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.”

Es triste ver lo que está pasando en Venezuela, es triste ver lo que está pasando en todo el mundo de hecho. El tema de Haití y el racismo dominicano producto de una larga historia entre ellos y nosotros es un tema que casi ni pensamos ni hablamos mucho, paso hace 173 años y aún nos miramos de reojo.  Los dominicanos no somos racistas. Somos ignorantes. Mirando la cantidad de inmigrantes que estamos teniendo en los últimos años,  están llegando desde Haití, Rusia, Colombia, Venezuela entre otros,  creo que debemos llegar a la conclusión de que a los dominicanos no nos esta yendo tan mal. Aun teniendo los gobernantes que tenemos,  que son arbitrarios,  ladrones y/o narcos, aún estamos bien.

Digo que somos ignorantes porque nos olvidamos que nosotros  también somos inmigrantes, tenemos dominicanos buscando mejor vida en cada rincón del mundo. Y en esos rincones también somos maltratados. Me da pena ver mujeres hablando que las venezolanas les van a quitar sus maridos porque son bonitas. Aquí hay mujeres también hermosas, que nos vienen  a quitar los trabajos porque la mayoría son profesionales. Eso es culpa de nuestros líderes y de nosotros mismos. Cabe destacar que es algo de admirar que un profesional acepte trabajar lavando carros o vendiendo arepas en la calle, porque  aquí el que vende empanadas en la calles es porque no es profesional, ni técnico ni sabe hacer nada y no le queda más opción que vender empanadas. Lo mismo pasa con los haitianos, que andan por ahí vendiendo unas cremas que solo les gustan a ellos,  ropas,  o lo que sea y muchas veces también son estudiados y hablan hasta cuatro idiomas.

Creo que es tiempo de que nos demos cuenta que ya somos  multiculturales y aprovechar eso para crecer. Como país y como personas. Ser solidarios porque con la mierda de gobierno que tenemos puede que pronto nos toque a nosotros, Venezuela es un país rico y mira lo que está pasando ahora mismo. Imagínate que nos pasaría a nosotros que no somos ni petroleros  ni el país más educado del mundo, repito, culpa de la política que tenemos,  que como ejemplo pongo que  estamos en abril y aun no se ha regularizado el año escolar que inicio en agosto.  Y de nosotros mismos también.

Pero volviendo a la frase del che. Que ironía que sea un régimen comunista el que está maltratando su propio pueblo cuando rezan frases como esas.  Que ironía que nosotros los que las leemos y la reescribimos no sintamos el dolor ajeno y aunque no podamos hacer mucho para ayudarlos por lo menos brindar una mano cálida que los consuele en este momento.  Que estúpido son los prejuicios que tenemos con los que vienen a este país de mojiganga a buscar refugio de donde nosotros nos queremos ir. Deberíamos ver que no estamos tan mal y comenzar a buscar la manera de quedarnos en nuestro país y aprovechar lo bueno que tenemos y crecer,  aprender a ser solidarios y esperar que no nos vuelva a tocar a nosotros vivir lo que ahora viven ellos, porque si, ya pasamos por eso nosotros hace unos años atrás, pero el dembow y otras yerbas no nos dan chance a recordar y advertir a los que vienen subiendo.

Dejémonos de prejuicios  y tonterías,  el mundo en si ya es un lugar horrible, hermanos contra hermanos, feminicidios, guerras, hambre, enfermedades, madres desalojadas de la casa donde criaron a sus hijos y a sus nietos por su propio  hijo, embriagado por una ilusoria superioridad.

Tratemos de mejorar un poco nosotros mismos y hacer algo bueno por alguien alguna vez, quizás  el mundo siga siendo lo que es, pero podamos mejorarlo un poco aunque sea para una sola persona, quizás nos ayude a nosotros mismos,  no enfocarnos en las cosas malas y dar apoyo a alguien en algún momento, quizás no sirva de mucho en términos generales, pero individualmente, a veces con algo simple basta.

Seamos sinceros, el mundo es horrible, pasan cosas malas todos los días. Pero aunque todos sufrimos por algo diferente, que esto no nos quite la buena voluntad ni nos ciegue ante el dolor ajeno, y tratemos de aprender a ser solidarios unos con otros, sin importar nacionalidad, color de piel o estatus social. Aprendamos.  Porque la vida da muchas vueltas y como escuche a alguien decir un día; A veces Dios es chiquito, pero jodón.

Un día eres la estatua y al siguiente la paloma.  Hoy le toco a Venezuela, mañana puede ser a cualquiera.

Tenía hambre

me-siento-solo-ante-mucha-genteSaben!

Les contare una historia. Hubo un tiempo antes de que nacieras mi niña y cuando tú apenas eras un niño en la que tuve mucha hambre.

En ese tiempo no tenía ni un peso ni para comer. No recuerdo las circunstancias ni las razones que me llevaron a ese estado, quizás un sin número de decisiones equivocadas. El caso es que me vi en un trabajo en el que solo ganaba dinero para pagar la renta y nada más. No me quedaba un solo centavo ni siquiera para comida. En esos meses dependía enteramente mi abuela, mi hermano y mis amigos, aunque ahora que lo pienso creo que ellos no estaban al tanto de hasta que punto dependía de ellos para algo tan básico como comer, no es necesario decirles que era la primera vez que me veía en esa posición en toda mi vida adulta, pero ahí estaba.

Recuerdo que un día me levante como siempre, no sentí nada raro esa mañana, fui al trabajo donde siempre había café y tome un poco. Trabaje toda la mañana y a las doce del mediodía como todos los días me fui a la casa. Como sabemos esa es la hora del almuerzo. Sin embargo cuando llegue a la casa de mi abuela no había nada, no me guardaron nada así que me fui a mi casa y me acosté hasta las dos de la tarde que era la hora para volver a la oficina.

Volví y otra vez tome café en la oficina y me volví a concentrar en el trabajo. A las seis de la tarde salí y volví a la casa de mi abuela solo para encontrar que no me habían guardado nada para comer, otra vez. No pregunte ni dije nada a nadie y me fui a mi casa a pasar el rato.

Esa noche como todas las noches salí y me encontré con mis amigos, vimos una película, creo que nos sentamos a hablar tonterías en el malecón mirando hacia la playa y la pasamos bien haciendo nada más que hablar de cualquier cosa. A las diez y algo me fui a mi casa y creo que no pensé en que en todo el día no había comido nada más que dos cafés. Escuche música un rato, me acosté y me dormí como lo hacía todas las noches. Mi rutina no cambio en nada. Quizás por no pensarlo mucho, pero aun no tenía hambre.

Al día siguiente me levante temprano, tenía mucha hambre. Llegue a la oficina y me tome una taza de café y un vaso de agua y se me quito. Trabaje y las doce fui a casa de mi abuela y no sé porque exactamente porque pudieron pasar muchas cosas para que suceda eso, pero otra vez no me había guardado nada para comer, recuerdo que parado en la cocina frente a la nevera mire a la izquierda y a la derecha como esperando que alguien aunque allí no había nadie me hablara y me dijera que en algún lugar había algo para mí, sabía que eso no iba a pasar así que un poco desanimado me fui a mi casa y me acosté. A las dos de la tarde volví al trabajo, una taza de café, un vaso de agua y a trabajar.

Salí a las seis y como un robot no sé a qué pero volví a la cocina de mi abuela a nada, Salí y me senté afuera en la acera a mirar un poco para arriba y para abajo sin nada que ver ni nada interesante en que concentrarme. Note un ligero dolor de cabeza y decidí acostarme un poco antes que llegue la noche.

Esa noche salí y me vi con mis amigos, fuimos a la casa de una amiga y nos sentamos en su galería, hablamos y discutimos sobre varias cosas sin sentido, lo normal. Yo pasaba bien el rato, pero en el fondo de mi estaba esperando que me inviten a cenar porque tenía hambre. Pero no paso, así que me fui temprano, me despedí del grupo y aunque literalmente tenía que cruzar el pueblo para ir a la casa de mi hermano no lo pensé dos veces y fui donde él y me senté a hablar un poco, como llegue sin avisar y ya entrada la noche tenía la sensación como que estaba interrumpiendo algo, sabía que no era una hora de visita y espere lo suficiente para saber que no me iban a invitar a comer algo y cuando vi que eso no iba a pasar me fui a mi casa. Fue una caminata muy larga y estaba cansado. Se me había quitado el dolor de cabeza pero sentía que las rodillas no me funcionaban bien. En el camino a mi casa cuando estaba a mucha distancia de la casa de mi abuela, de la casa de mi hermano y de mi propia casa me dieron ganas por un instante de no seguir caminando. Quería sentarme ahí mismo en el suelo o la acera a esperar no sé qué. Pero seguí, camine y en ese momento mientras caminaba hacia donde sabía que no iba a encontrar nada para comer cuando llegue sentí desaliento, mire al cielo y recuerdo que dije; Dios, será verdad que yo me voy a volver a acostar sin comer nada?

En apariencia estaba normal, pero por dentro de mi estaba llorando, después de eso honestamente les digo que sentí esperanza aunque no se porque. Llegue a mi casa, me bañé, escuche música, y me puse a ver una película. Estaba como cuando alguien está esperando algo, todo ese rato no me pude concentrar en nada porque estaba como esperando que algo pasara y llegara comida de alguna forma milagrosa o mágica. Pero no llego. No dormí bien esa noche.

A la mañana siguiente otra vez lo mismo, café, oficina, una vaso de agua. A las doce fui donde mi abuela y nada, Salí desesperado,muy desesperado por dentro pero caminando despacio no para disimular mi estado de emergencia sino porque no tenia fuerzas para ir de prisa, fui a casa de mi hermano, él iba saliendo y hablamos poco, como yo andaba a pies y el en un motor se ofreció a llevarme al trabajo, aproveche para irme a trabajar y evitar tener que volver a caminar medio pueblo a pies a las dos de la tarde con el sol en su punto máximo. Llego las seis de la tarde y aunque tenía más de dos días sin comer no tenía hambre, sentía algo pero era algo más parecido a la nostalgia que al hambre, era como pena de mí mismo. Era como una tristeza muy espesa.  En ese momento no pensaba en la comida como algo que me saciaría, no, pensaba en la comida como si la extrañara. Era como un recuerdo vago de algo que me gustaba hacer y que ya no sabía cómo se hace. Llego la tarde y ese día alguien me llamo para que le hiciera un trabajo. Era repararle su computadora, desde que salí del trabajo no fui  donde mi abuela ni donde mi hermano, fui a trabajar donde me habían llamado. Recuerdo que cuando pude no se como terminar el trabajo me pago seiscientos pesos. Todo está en blanco en mi mente desde el momento en que recibí el dinero.

Ya entrada la noche, debían ser las nueve y algo, no se como, pero se que fue muy rápido me vi parado frente donde vendían pollos al horno y compre uno entero. Llegue a la casa y como una noche normal prendí la televisión y me puse a ver los Simpsons. Me bañé y me senté a cenar, lo más extraño es que después de casi tres días de no comer nada no tenía hambre, lo que tenía era un dolor en alguna parte del cuerpo pero no sabía decir exactamente dónde. Si recuerdo que cuando comencé a comer note que me temblaban un poco las manos. Comí y en ningún momento trate como comida como comida, comí despacio y con calma. Sentía como si me estuviera reencontrando con un viejo amigo. Cuando termine mire el plato desechable en el que había una vez un pollo, yuca y cebollas. Estaba limpio como si lo hubieran acabado de hacer, estaba inmaculado.

No como cebollas, pero esas me las comí todas, del pollo, me comí hasta los huesos. No había dejado nada en ese plato. Aún recuerdo el sabor de esa cena.

Pero saben que es lo que más pienso y más me sorprende sobre esos días?

Es que me reuní con varias personas, familia, amigos, compañeros de trabajo y gente por la calle. Y aunque estaba distraído y de vez en cuando mi voz no salía cuando intentaba hablar y tenía los ojos como empacados al vacío y la mirada perdida y pálida y caminaba lento. Durante tres días tuve un hambre agonizante, y una tristeza que me congelaba los huesos, pero a pesar de estar entré tanta gente, nadie se dio cuenta.

Guerra civil

Image

Aquello era la guerra… El dolor y la desolación en los rostros de los soldados dejaban ver la amargura que sentían en sus propias carnes . No cavia duda que era el infierno, armas en manos, ojos llenos de lagrimas y miradas de desolación atormentaban a las tropas que en compañías numerosas salían de sus trincheras  a encontrarse  cada día con la muerte en una desolación espeluznante. Sus dedos sucios de sudor y barro ya no tenían fuerzas para matar, pero tampoco tenían animo para dejar de hacerlo.

La guerra en la que se habían metido sin razón ni motivo ya había consumido de ellos todas esperanza, toda pasión, solo les quedaba seguir luchando sin amor a nada  y por razones que nadie recordaba, pero ahí estaban, mirando fijamente al enemigo a los ojos, esperando, y apuntando con sus manos temblorosas  fijamente al enemigo.

Se veía en el campo de batalla un arco iris tan intenso que parecía que podía tocarse con las manos. Cuando la batalla se arreciaba y los soldados luchaban cuerpo a cuerpo podían llegar a ver el chorro de agua que salía de las puntas de sus pistolas, agua con sabor vainilla salía inmisericorde de las ametralladoras automáticas.    Granadas explotaban dejando a su alrededor todo cubierto de confite, caramelos y goma de mascar.

Una inmensa alambrada de algodón de azúcar intricada en el campo de batalla hacía imposible que los soldados evitaran caer en las minas de malvaviscos de colores rellenos de azúcar y caramelo derretidos.  charcos de chocolate espumoso, bombas de humos que envolvían el aire con un suculento olor a fresa les nublaba la mente y caían uno tras otros muertos de alegría.

Cuando un soldado caía en manos enemiga lo llevaban a una habitación decorada con flores frescas y lo obligaban a elegir entre cenar con un vaso de chocolate con leche y un pedazo de bizcocho,  o un poco de té de tilo. Las sabanas limpias y el olor a dulzura que salía del cuartel  general convertían ese cautiverio en la peor tortura que se pueda imaginar. La ternura de los soldados y el cuidado atento  de los carcelarios volvía locos hasta el más cuerdo, nadie soportaba tanto cariño sin perder la razón.

Aquella guerra sin cuartel era horrorosa,  amenazaba al mundo entero con una paz infinita y lo que es peor, con eliminar de la raza humana su identidad, de su increíble facultad para hacer lo único que nos identifica como seres humanos. Que no es más que nuestra increíble capacidad de hacer maldad.

Era horrible…

Mi primer recuerdo

Imagen

Capitulo uno

Oscuridad. Un pitido en los oídos, lo ojos apretados frente a un resplandor cegador. No se veía nada porque sus ojos estaban cerrados, se veía más bien un rojo intenso por la claridad del día.

Cuando los abre esta sentado en una pequeña barca en la orilla de una playa, es la misma a la que ha ido una y otra vez desde su infancia. Mira la arena blanca brillar como diamantes al sol, el agua cristalina que parece de vidrio liquido, un poco más y se ven las algas bailar en el fondo al compas de las ola. Los pececitos juegan y se esconden, sus colores resplandecen, parecen niños jugando y se le desprende una sonrisa. Aun mas allá y ya se ve el azul oscuro de la profundidad y su mirada se pierden en el horizonte.

La calma de la tarde sentado solo en la playa le permite entrar en lo mas recóndito de sus recuerdos y se ve jugando en el rio con sus hermanitos.  Vivian en un pequeño pueblo de pescadores en el interior, pero no estaba jugando con peces de agua salada, estaba jugando en un rio rodeado de pececitos bonitos que parecían también divertirse mientras ellos con sus manitas los tratan de atrapar. A lo lejos sus padres conversan en relajado reposo.  Mangles y flores por las orillas, mangos y guineos dan sombra al paraíso.

Después de mucho intentarlo se rinden en la orilla, su piecitos aun dentro del agua se acuestan cansados de tanto jugar, ya tienen frio, pero igual no importa. Su padre se levanta y camina, coge el recipiente con el que intentaban atrapar el pez y sin ningún esfuerzo aparente atrapa uno pequeño. Con una sola mano carga a los niños y mientras ellos canta, gritan y miran a su pececito su mama los viste como puede. Llega la tarde y es hora del volver al hogar, pero eso no quiere decir que la diversión tenga que acabarse. Subidos en el tanque de gasolina de la motocicleta de su padre van abriendo la boca para que se les llene de briza que sopla en la carretera costera al lado de una playa tan larga como alcanza la vista. Saludan las vacas, llaman los chivos, gritan a las gaviotas y levantan las manos a los campesinos cargados de útiles de pesca que cansados caminan a sus casas después de una larga faena en el horizonte.  Todo se ve lindo. Todo es perfecto, incluso el ruido del motor parece una invitación a gritar más y más alto.

Ya en la casa se desmontan y corren dentro de la casa buscando a su amiga la gata blanca. La que había parido cuatro gatitos y huyéndole a sus amiguitos siempre cambiaba de madriguera, un día estaba con sus hijos debajo del fogón que no se usa en la cocina, al otro detrás del estante de la sala. Ayer estaban escondidos en un montón de escombros en el patio, pero esa tarde estaban debajo de la cama de sus padres.

El saca a su pececito del embase en el que su papa se lo dio y se sorprende a ver el pez  dar saltos en su mano. Sorprendido se da cuenta que el pez quiere nadar en el aire. No se imagina que en verdad el pez se esté asfixiando. Por supuesto no sabía que los peces necesitan agua para respirar. Si se lo hubieran dicho no lo hubiera creído tampoco.  La gata blanca sale de debajo de la cama y se para frente a él como quien está esperando algo.   Ve que en su manita por fin se quedo tranquilo el pez y piensa que ya se canso de querer nadar en el aire sin darse cuenta que en sus manitas se había muerto el pececito de amor, si, porque por otra cosa no fue. Le muestra el pez a su gata blanca y esta como quien está a acostumbrada a hacerlo todos los días  con un solo lametón se come el pez y se queda esperando por mas.

El niño se queda parado sin saber que hacer o que decir. Su hermanito contempla la escena y esta tan sorprendido como él.  No está asustado, pero si confundido, le pregunta a su papa  ya acostados antes de dormir porque paso eso. Quedando en el aire por primera vez una pregunta que ni su padre supo responderle.  Se sentó en la cama ya todos acostados y lo  miro a la cara cuando le pregunto porque, porque no pueden ser amigos, un niño, una gata blanca y un hermoso pececito.

Carta a un amigo.

Imagen

Porque sentimos que le damos más importancia al día de la madre?  Es simple aunque necesitare muchas palabras para responder a esa pregunta. Quizás es porque nuestras madres lo primero que hacen es tenernos dentro, cuando se fajan a aguatar dolor o cuchillo para que podamos salir nos dan hasta un cable del que agarrarnos, y para que entendamos que se nos acabo la beca lo primero que nos dan al salir es una nalgada, todos se ríen menos tu. Aguantar el dolor es solo el principio para una madre.  Con darnos el don de la vida ya damos por sentado que nos aman y nos protegen y lo más importante. Nos apoyan.

Pero sin embargo no todos los padres saben serlo, un buen padre no es solo el que nos da de comer, eso lo podría hacer un tío o un hermano, un amigo, hasta un desconocido. Un buen padre del que un hijo se sienta orgulloso y lo tenga colgado de las orejas como generalmente se lleva a la madre es el que nos ve cambiar paso a paso de niños a hombres, nos aconseja en el camino con sabiduría, a veces prejuicios pero siempre con amor, sin obligarnos a cambiar y nos guía con palabras, incluso en los momento de mas desaprobación se digna a dedicarnos una a palabra y nos dice lo que espera de nosotros y se sienta a esperar a que seamos no solo varones o mujeres, sino personas que brindan un fruto a la sociedad, sin importar como, o el modo en el que decidimos vivir, pero que seamos algo de lo que el sentirse orgulloso.

Un padre es el que nos hace sentir que está pensando en nosotros siempre, es ese en quien piensas cuando estas a punto de tomar una decisión y por un instante piensas si vas a defraudar a alguien. Ese hombre en el que piensas,  Ese es tu padre.

Quien en los peores momentos de tu vida estaba ahí y aunque no te dijo nada cuando lo mirabas sabias que estabas haciendo las cosas mal y eso, solo con eso te reprendía.

Un buen padre es quien te apoya cuando te estás cayendo, que justamente cuando más lo necesitas por simple definición. Un padre es ese hombre que un día quieres ser un hombre o una mujer de familia responsable y mirarlo fijamente a la cara sabiendo que si lo has logrado es porque él te enseño como hacerlo. Un buen padre debería estar orgulloso de su hijo y decírselo por lo menos con una sonrisa de aprobación de vez en cuando o un apretón de manos o con palabras, pero decírselo sin temor a parecer débil. Es quien te da aliento si haces algo bien y te regana cuando hacer algo mal siempre con la misma autoridad.

A todos los padres que cumplen estas expectativas de nosotros los hijos les dedico este día. Supongo que mientras leías esto evaluabas si tienes un buen padre o si eres un buen padre.

Sé que tú lo eres aunque hasta ahora no te lo había dicho. No te lo digo hoy por ser el último domingo de julio, te lo digo hoy porque no te lo había dicho nunca y no era justo. Si bien casi no tuve padre como el que describo si he tenido varios y tú sin duda algunas eres el mejor me toco. Gracias a ti soy un poco como tú, mala vaina esa. Pero me gusta.

Gracias por ayudarme a ser como soy. A ti y a todos los que de verdad merecen un día al año sentirse especiales, hoy siéntete especia porque lo eres.

Les deseo felicidades. Primero gracias por ser mi amigo y  segundo gracias por ser mi padre. Felicidades.

Delfos.

Imagen

Hemos visto esas películas en las que a  alguien le predicen  su futuro y este sale corriendo a hacer un sin número de cosas para evitar que le pase lo predicho y son esas cosas que hace las que provocan que le suceda lo que estaba evitando.  Fue lo que le paso al famoso Edipo,  que habiéndole predicho que mataría a su padre este se va otro pueblo y después de años mata en un camino un hombre si saber que este al que mato era su verdadero padre. Lo que trajo más complicaciones de las que no me interesa hablar ahora.

Hace un tiempo tuve un sueño en el que me veía viviendo una vida totalmente diferente a la que en ese instante vivía. Asumamos que fue una revelación. El caso es que no me gusto  la idea ya que no encajaba en el plan de vida que tenía para mí.  Después de ese sueño délfico he pasado por varias circunstancias que no tenía prevista ni en mis peores pesadillas.  El caso es que cada día me parezco mas a ese que vi en ese sueño y que no quiero ser yo.

Me gustaría ser como la imagen que tengo de mí en mi mente, pero si mi destino es ser exactamente como no quiero todo lo que haga lo único que conseguirá es convertirme en lo que no quiero ser. Ya sabes, como pasa en las películas.  Así que, de ahora en adelante seré como soy sin pretender ser otra cosa, pero en el fondo de mi alma siempre va a quedar el deseo de ser diferente a lo que me voy a convertir.

Que fluya y que al final pase lo que tenga que pasar.

Eres

Imagen

Si no fuera por el recuerdo de cada beso. Por el de tus ojos mirando los míos con esa sonrisa que decía que en mi solo veías las cosas buenas. Por las caricias que con tus pequeñas manos sobornaban todos mis nos.

Si no fuera porque te veo en mis sueños y cuando despierto te llevo clavada en el alma y vuelvo a sentir que todo vale la pena. Recuerdo el primer día que te vi como si fuera ayer y tú me miraste como si ya sabias que tenía toda mi vida esperándote.

Si no fuera por la esperanza de volver a verte y sentir tu corazón latir junto al mío cuando me abrazas. Si no fuera porque sé que está sentada esperándome, creo que simplemente nos despertaría. Pero cada mañana lo hago feliz y contento porque sé que estas ahí y eres  y serás siempre la mejor parte de mi.

Coleccionista

Desde que tengo recuerdo siempre me ha gustado coleccionar cosas, insectos, sobre todo las diferentes clases de escorpiones, alacranes, escarabajos y mariposas. Ya más grande coleccionaba juguetes, sobre todo soldados grandes y con poses poco comunes, luego pase a los carritos chiquitos y los barcos, si eran de vela mejor, ahora los hago yo mismo.

.

Ahora ya mas grandecito sigo coleccionando. Tengo una gran variedad de recuerdos que están tan latentes en mi mente como el día los vi, los sentí, o lo aprendí. Un día me di cuenta que mi memoria me permitía recordar gestos y sensaciones con una facilidad increíble, así que comencé a coleccionar recuerdos, emociones, pasiones, palabras, ideas, verdades, mentiras, decepciones, logros y fracasos.
.

Hoy tengo una colección con miles de miradas almacenadas, miradas de amor, de envidia, de desprecio, de orgullo, miradas de maldad, de dolor, angustia, alegría, paz, inocencia, picardía, lujuria, miedo, respeto, y admiración. Tengo miles de sensaciones guardadas, a veces me siento a pensar en ellas y a revivirlas en los recuerdos, admiro mi colección, la reorganizo y desempolvo, pongo las emociones fuertes delante, las mas sublimes detrás, desempolvo las de lujuria y las apareo con las del amor, limpio el estante de los temores y pongo con mucho cuidado en su lugar las esperanzas.
.

Tengo una gran colección de besos, de caricias, de gemidos, de llanto, y de sonrisas. Tengo en mis baúles las miradas de satisfacción y las caricias sinceras de una mujer enamorada, tan enamorada que el amor se le sale por la punta de los dedos y se siente como electricidad por todo el cuerpo. Tengo también sonrisas en mi regazo, suspiros,  ternura y confort, hay algunas miradas de tristeza y tengo en una cajita especial las despedidas, y en otra un poco más grande los reencuentros.
.

Están en mi colección las palabras hirientes,  las excusas sinceras,  las de mentira las tengo un una cajita en el fondo  donde sean fácil de olvidar y difícil de volver a encontrar. Tengo también los abrazos amorosos y los apretones de manos de los amigos, las aventuras de la infancia y las travesuras de la niñez.
.

Colecciono el amor que me das, y los besos que regalas, colecciono cada sonrisa y guardo muy cerca del corazón las sensaciones que siento a tu lado,  cada respiración tuya abrazada a mi pecho la dejo en el lugar más apreciado, cerca  de mi corazón, donde nadie había podido antes  llegar, pero que una vez entraste se me hizo más fácil aprender a amar. He coleccionado de ti cada mirada, cada día a tu lado, he dejado de mirar el lugar donde tengo guardado los sentimientos de  odio, frustración o de dolor,   veo en tus ojos el amor y guardo tu mirada cada vez que te miro,  cada día descubro algo nuevo, así que despacito lo guardo con cuidado entre mis cosas de más valor.
.

Tengo, tus besos, tengo coleccionado cada gemido de placer y cada gesto de cariño tuyo, para hacer más  espacio he ido sacando recuerdos tristes y las  miradas de engaño junto con  las traiciones las he ido tirando a la basura. Así habrá mas espacio para cosas buenas en el futuro. Puedo interpretar a las personas con facilidad porque guardo una rica selección de sentimientos y señales que hablan más que las palabras.  Pero a medida que pasa el tiempo voy cambiado el contenido de mi colección y ahora tengo el color de tus manos y los besos de tus labios son el artículo mas preciado de mi cuenta. He coleccionado cada centímetro de belleza en tu cuerpo y abrazo con ternura el amor que estoy depositando en mis recuerdos ahora mismo, haciéndolo parte de mi ser.
.

Pero sobre todo abrazar ese milagro que me diste es mi recuerdo más preciado, por lo tanto es el  que más guardo y protejo porque es sin lugar a dudas mi más valioso tesoro.

En el país de los recuerdos felices

Había una vez,  no hace de eso mucho tiempo que en un lugar no muy lejos de aquí existía un niño que siendo muy pequeño tuvo que ver  que el mundo era un lugar incierto cuando aún era muy inocente, y aun su corazón no conocía el miedo, y su alma no sabía que era el dolor, y la maldad.

.

Apenas era un niñito pero ya sus ojos sabían de qué color era el sufrimiento y el abandono, una mañana se sentó solito y miro su alrededor y comprobó que estaba solo,  vio el mundo muy grande, y el mismo se sintió pequeño, se dio cuenta entonces que si quería sobrevivir tendría que desaparecer, debía ocultarse en lo más profundo, en el silencio. Muy lejos olvidado en el país de los recuerdos felices.
Así se que sin pensarlo dos veces se fue, un día en el que no se despidió de nadie simplemente dio la espalda  y con su partida dejo un vacio que sería luego llenado por el adulto.
.

Habiendo este llegado sin que le instruyeran en su nuevo papel en el mundo se volvió un adulto triste, casi siempre preocupado, como no puedo tener amigos y no habiendo compartido con el niño no aprendió a tenerlos y conservarlos, se volvió solitario. No le gustaba divertirse, pensaba que la vida era tan compleja que no era necesario desperdiciar el tiempo en cosas simples y divertidas, así que con el tiempo olvido que se siente ser feliz.

.

Sin embargo hay veces que ese niño vuelve y se sienta a conversar con el adulto, le dice que sonría como antes cuando se divertía haciendo sus propios juguetes en el patio de su casa, le recuerda la ternura de un beso y el color de una sonrisa, le dice lo bello que es amar sin temor, abraza al adulto y por un instante ambos se complementan en una sola persona capaz de distinguir algunas cosas que el adulto solo no aprendió a entender, cosas sencillas pero hermosas, al niño se le olvido enseñarle al adulto como se besa si miedo, como mirar una persona y ver lo lindo de esta sin temor a ser herido o engañado, olvido el niño en su prisa por desaparecer y protegerse del dolor mostrarle al adulto como tener confianza en las personas, y como se cultiva la esperanza. Fueron muchas cosas la que murieron  al desaparecer el niño, fueron muchas cosas las que destruyo en su llegada abrupta el adulto.
.

Sin embargo de vez en cuando se pueda ver al niño  jugar y reír por ahí, a veces se sienta a jugar con sus carritos que conserva como tesoros, se ha visto el niño cantando y dibujando con sus amiguitos, reír sin temor y besar con alegría, a veces vuelve el niño y se sienta a jugar en el suelo con sus barquitos de papel y de madera, abraza sus amiguitos y les dice al oído suavemente;  no se preocupen, yo los protegeré siempre.  A veces canta el niño cuando calla el adulto, a veces vuelve el adulto y extrañamos al niño.
.

Casi siempre el niño le dice al adulto que no tenga miedo, que algún día podrá ser feliz y dejar de soñar y esperar, que podrá abrazar sin pensar en el miedo y besar con los ojos cerrados y el corazón completamente abierto.
.

Así que un día el adulto escucho al niño y comenzó  a amar sin pensar en el miedo, sin temor al sufrimiento.  El niño le dijo al adulto dile que la amas, ten valor, madura y di lo que sientes. El adulto miro al niño fijamente y esta vez  le hizo caso, pero volvió el adulto a sentir la decepción al escuchar su corazón quebrarse una vez más, entonces se paro frente al niño exigiendo una respuesta, el niño solo dejo caer su mirada al suelo y volvió a dar la espalda,  el adulto lo miro partir y sus ojos se llenaron de lagrimas cuando se dio cuenta que por primera vez el niño había dejado de soñar, cuando vio que una y otra vez habían herido sus sentimientos y que esta vez era la primera en que el niño no tenia consuelo ni respuesta sus preguntas, así que observo mientras caminaba cabizbajo al niño y se despidió de él esta vez con lagrimas en los ojos por pensar que esa sería la última vez que  volverá del país de los recuerdos felices.
.

Esta vez todos lloramos a ver que volvió a desaparecer entre la niebla del dolor el niño y nos volvimos a quedar solos con el adulto, esperemos que el niño vuelva, que sigua soñando y contándoles maravillosas aventuras  y que no deje de recordándole al adulto que solo se  puede ser feliz cuando se es verdaderamente como un niño.

.

Adiós la doña !

Me imagino la carita de los niños si la vieran llegar a la puerta como llegaba todas las noches, la abrazarían, la besarían, le contarían que alguien les pego, les cantarías las canciones nuevas que se aprendieron. Ellas los abrazaría a todos y riendo les diría que los ama, se lo diría riendo a carcajadas y a todos al mismo tiempo.

 

Unos perdieron su apoyo, otros quien le daba de comer y quien se preocupaba por ellos, otros perdieron una amiga, alguien con quien hablar sentados en la cocina, hablar de cosas lindas y buenas, sin chismes ni maldad, algunos nunca sabrán que se sentía abrazarla y mirarla reír, darle cuerda y después relajarla hasta que entienda porque todos reían menos ella cuando le hacia una broma.

 

Me gustaría verla llegar riendo o caminar con ella mientras hablábamos de la vida y de religión. Me gustaría imaginar que va a llegar una noche como si nada de esto ha pasado y todo volverá a ser como era antes.

 

Tengo ganas de llorar por mi amiga, la que me escuchaba repetir las cosas una y otra vez, la que me aconsejaba y me pedía que cambie, la que se alegraba de mis existos, la que lloraba mi soledad. Mi corazón está lleno de lagrimas que quieren salir y no las dejo, pero en cada una de esas lagrimas esta el sonido de su voz, está su mirada triste y su sonrisa tímida, esta su risa alegre y sus consejos, en cada día que pasa extraño mas su amor, su entrega. Me quede con ganas de verla mal criar un hijo mío, verla pelear porque no tiene tiempo para cuidarlo y después pelear para que se lo vuelva a llevar.

 

Aunque sé que murió mi mente se niega a aceptar que se fue, que no volveré a verla jamás, solo me queda recordar su amistad. Lamento que no todos supimos disfrutar de su compañía, sentarse a conversar con ella, echar chistes y reír sin pensar en los problemas. Unos perdieron una madre, pero todos perdimos una amiga.

 

Me gustaría ver las caritas de los niños si la volvieran a ver como quien llega de un largo viaje. Me gustaría imaginar que volverá, pero sé que no va a pasar y entonces vuelve mi corazón a desplomarse, vuelvo a querer quedarme solo y a llorar a quien me cuido y me dio todo el amor que se le puede dar a una persona, quiero volver a estar a solas con ella en mis pensamientos recordando a esa amiga que se fue sin que le pudiera decirle adiós, recordando su sonrisa y lamentando que murió y me volví a quedar sin madre.

El tiempo debió tener un botón para poder detenerlo

El tiempo debió tener un botón para poder detenerlo a veces, debimos venir equipados para ir a esos recuerdos especiales y quedarnos ahí un buen rato, vivirlos, disfrutarlos, sonreír y volver al presente con la sensación de que en esta existencia hay momentos  que hacen que vivir valga la pena.

.
Cuando decíamos; mami, hoy no quiero ir a la escuela o cuando nos enfermábamos y nos cargaban todo el día, debieron ser eternos esos días en las playas con nuestros amigos no solo por la playa, sino por los amigos, palabra que cuando creces pierde sentido. Jugar sin temor a ahogarse en el mar ni a perder el norte en un desierto, ni preocuparse por no quemarse como un carbón al sol, vivir sin la preocupación del dinero ni del trabajo,  soñar con ir muy lejos y mirar con los ojos muy abiertos el futuro,  soñar por soñar, imaginar un mundo donde todo era posible sin saber que algunas cosas son simplemente imposibles.

.

Despertar cada mañana con la mente en blanco y sin más volver a empezar de nuevo sin pensar en rutinas u obligaciones.

.
Deberíamos poder escuchar nuestras canciones favoritas  una y otra vez, y que siempre sea como la primera vez. Enamorarse de una sonrisa, de una mirada, de un olor, de una imagen, no querer que llegue el fin de semana para no dejar de ver a esa niña que se sentaba a tu lado en la escuela.

.
Vivir otra vez esos momentos de angustias sentados frente a la oficina del director, asustado pero aun con la sonrisa marcada después de una travesura.  Vivir eso que sentimos cuando aprendíamos algo nuevo.

.
Me gustaría tener un botón para detener el tiempo y poder observar durante horas a mi madre riendo, a mi padre enseñándome a hacer y volar una chichigua.  Detener el tiempo en el momento preciso en que ese primer amor nos dio un beso y nos dijo que sí.

.
Hoy me gustaría poder detener el tiempo y volver a sentarme junto a mis amigos de infancia en la playa donde veíamos caer la  noche viendo el sol acostarse y esperando a nuestros padres que nos recojan después de un largo día de escuela y basquetbol que siempre terminaba en la misma playa, soñando y con la mirada fija en el horizonte, mirando inocentemente al futuro sin saber que un día ese seria unos de los recuerdos más hermosos de toda una vida.

.

El gran artista.

Hace setenta y ocho años vino a este mundo un niño.  Nació en un hogar muy pobre pero estaría destinado a la grandeza. Sus padres lo abrazaron, le dieron amor, lo besaron cuando jugaban con él  y le protegieron cuando tenía miedo,  su madre lo seco cuando se mojaba bajo la lluvia y sus hermanos lo cuidaron como se cuida un tesoro.  En su adolescencia seria un ejemplo a imitar por su sentido de la justicia e igualdad, incluso algunas de sus más descabelladas acciones pasarían a la historia.

.

Cuando hombre seria un artista cabal, en el canto, con sus manos, con su pluma, con el pincel y hasta con el pensamiento sería capaz de crear de las nada majestuosas obras de arte, incluso con su propia sangre. Sus hijas y nietas serian un altar a la belleza. Sus hijos y nietos en sus manos tienen la indeleble marca del artista.

Lo único que recuerdo de papá es que cuando se reía te miraba  a los ojos. Daba la impresión de estar orgulloso.

.

A veces lo miraba y me preguntaba si el sabia que en todo el mundo hay hijos de él, que ha contribuido con el universo en darle mujeres hermosas e hijos inteligentes y porque no decirle hermosos, hombre con la chispa de hacer vibrar a las mujeres y mujeres con miradas que hipnotizan a los hombres. Me preguntaba si en alguna ocasión mientras él escribía, cantaba o trabajaba le cruzaba el pensamiento de que uno de sus tantos hijos se iba a ir a dormir con hambre esa noche o si alguna de sus muchas hijas necesitaba un abrazo, un consejo o un beso. Muchas veces me pregunte si él estaba consciente de que en algún momento sus hijos lloraban por algún maltrato y el no estaba para protegerlos.

.

Ayer, cuando lo vi acostado en su descanso eterno y vi a sus llorando me di cuenta que ninguno le guardo rencor por no estar a su lado. Creo que supo ser un artista, supo ser un gran hombre, de esto son testigos sus amigos, creo que supo ser un gran poeta y creo que supo ser un gran músico, lo que quizás no supo ser fue un gran padre. Quizás en el final de su vida lo intento y viendo a mis tías más pequeñas veo que hizo un buen trabajo.
.

Como legado suyo me queda la lección aprendida, ser padre no es solo contribuir con tu ADN, ser padre requiere hacer todos los sacrificios necesarios para que tus hijos estén sobre todo protegidos. Todo lo demás incluso tus propios deseos son irrelevantes. Ser padre es cuidar de tus hijos así como una vez los tuyos cuidaron de ti cuando eras niño, negar a tus hijos el amor y el cuidado es la muestra más grande de egoísmo que un hombre pueda manifestar jamás. Algunos padres alegan que no maltratan a sus hijos físicamente asumiendo que esa es la única forma de maltrato,  pero  para maltratar a un niño con no darle amor es suficiente maltrato.
.

Aun no tengo hijos, pero me hecho la promesa desde niño a mi mismo que no voy a ser como mi padre, quizás mis errores sean peores, pero estoy intentando que sean distintos, ahora me hago la mismo meta, tampoco voy a ser como mi abuelo, respeto su memoria, y siempre guardare en mis recuerdos su imagen. Pero me negare a repetir su historia.
.

Es la tarea de los hijos,  sobrinos y nietos que dejo en todo el mundo conocerse unos a otros, ya que el no busco la forma de que todos sus hijos un día estén sentados en la misma mesa aunque sea por un día.  Ojala y el sueño de que todos los que llevan su sangre y su apellido estén juntos un día se vuelva realidad, y que estos  den al mundo el arte que él les dio a ellos, que llevemos honor a los hombres y amor a nuestras familias, esta será la forma más hermosa de honrar su memoria.
.

No quiero que mis palabras manchen su memoria, solo quiero que todos aprendamos de sus errores.

.

Es innegable que mi papá fue un gran artista, pero si dar amor es también un arte muchos de sus hijos e hijas no pudieron ver su obra maestra.

Sabes mami, ayer te vi.

Sabes, a veces te veo, te veo cuando veo una madre triste, preocupada, te veo cuando a pesar de la tristeza miro sus ojos y en ellos puedo ver el amor que aflora como rayos de luz en su mirada, te siento cuando cierro los míos y te recuerdo sentada frente al callejón esperando que llegara para que no entre solo a la casa de noche.

.
Te siento cuando recuerdo tu sonrisa. A veces me detengo solo a pensar en ti y a revivirte en mis recuerdos, y me vuelvo a preguntar porque te fuiste. Porque no tuve la oportunidad de poder amarte como debía, de protegerte como se protege una flor en medio de una jungla de espinas, abrasarte y recordar el calor de piel cuando era niño. A veces te vuelvo a ver cuando escucho una voz que llama a su hijo a comer o le acaricia la cara y limpia el sudor con sus dedos.  A veces te veo cuando me encuentro en la calle con una mujer de tez oscura, delgada y cabizbaja, te veo a ti esperando un te quiero mío y me vuelve a doler el alma, y siento que me quema todo por dentro.

.
Sin embargo siempre te recuerdo como una niña, tu voz ronca y tu diente de plata, el lunar de tu mejilla y el olor de aliento, siempre te recuerdo con una sonrisa, esa sonrisa y esa mirada fija en mis ojos.

.
Te vi ayer cuando vi una madre sentada junto  a su hijo recordé las muchas veces que estuvimos viajando juntos y como me sentía a  tu lado, protegido, seguro, recordé esa sensación que no sabría describir pero para darle palabras solo podría decir que a tu lado era el único instante donde me sentía un niño hermoso…

Contésteme señor doctor.

Pues bien señor sicoanalista, voy a decirle en que estoy pensado y que me intriga, pero antes voy a advertirle que queda usted obligado a explicarme con lujos y detalles lo que le voy a preguntar una vez termine de contratarla que me atormenta tanto y qué carajo me trae por aquí a las seis de la mañana de un miércoles.

.
Pues resulta que hace poco estaba soñando con peces, eran hermosos, de colores y pequeños, ese día desperté casi contento al ver tanta belleza, al día siguiente sueño que estoy atrapando peces pero estos son feos y de esos que se ven en cualquier charco de agua, son peces grises casi siempre alargados y sin más colores que esas manchas marrones que dan la impresión de que están sucios. Estos los atrapaba y se me escurrían entre las manos. Esa mañana pues me levante un poco tenso y preocupado.  Ese mismo día en el trabajo leo en internet un artículo sobre los cinco sueños más recurrentes y que significan. Y aquí vamos: soñar con peces, que te prosiguen, que estas o vuelves a la escuela, que se te caen los dientes, y que tu pareja te engaña.

.
Soñar con peces puede significar buena  o mala suerte, depende si están sucios o limpios, si son coloridos o monocromáticos, o simplemente feos.

.
Que se te caen los dientes, indica que tu subconsciente te esta diciendo que hablaste de mas en algún momento, o dijiste algo que no debías decir.

.
Que te persiguen, indica temor y que no estás encarando alguna situación importante, que estas huyendo de alguna responsabilidad o te falta carácter para enfrentar a ciertas cosas.

.
Que tu pareja te engaña, indica falta de autoestima, y que tu subconsciente está percibiendo alejamiento de tu pareja, ya sea porque quieres tu o porque quiere ella, pero el caso es que esta habiendo una separación emocional.

.
Y que vuelves a la escuela indica que estas preocupado por algo en el trabajo, dependiendo del carácter y el tipo de sueño puede significar muchas cosas, pero casi siempre relacionado con el trabajo.

.
Anoche sueño que  hay muchos peces que nadan el aire y los veo por doquier, estoy huyendo de algunas personas que me persiguen para hacerme daño, no sé por qué, pero el caso es corro como loco montado en un motor chiquitico de esos que usan los payasos, voy con una mujer ajena, que no sé quien es pero mía no es, y todo eso dentro del liceo donde hice el bachiller,  y si, lo adivino, se me caían los dientes.

.
Así que imagínese, hoy me desperté sudando como un caballo de carreras, encuero en pelota, con el corazón en una mano, el estomago en la otra y las rodillas chochando.  Entonces doctor lo que yo quiero es saber por el amor de Dios si es usted tan amable; ¿qué coño significa este sueño?

Invasión pacífica, pero invasión después de todo.

Y de repente me puse a pensar en que sucedería si de verdad a los haitianos un día les da por venir a este lado de la isla a reclamar lo que ellos consideran suyo, y mira que de este lado ya tenemos millones de ellos, en colonias, grupos, y segregados por todo el territorio nacional, no me quiero referir a ellos como si fueran animales indeseados, o algo a lo que hay que temer, pero es de considerar que pensar en eso es pensar en la soberanía nacional. Imagínate que un candidato a la presidencia de Haití, uno de esos que están prometiendo unir la isla  resultara ganador en verdad trate de cumplir su promesa y llame a su pueblo a tomar las armas y luchar por recuperar su antigua opresión sobre nosotros.

.
¿Donde se van a meter los dominicanos que tienen de porteros en los grandes edificios de apartamentos a haitianos?

.
¿Qué vamos a hacer con los que son vendedores ambulantes, de ropas, tenis, armas, comida, frutas, maníes, agua, leche, fritos con salami, y un largo etcétera, como nos defendemos de esos que ya están dentro de nuestro sistema de vida y que de repente nos pueden atacar sin que nos podamos defender?

.
Pensar que en un momento dado se puede declarar una guerra civil como paso en los noventas en Kosovo, y Yugoslavia, donde gente que vivían aparentemente en paz un día sin previo aviso se declararon la guerra y gente que un día eran amigos, al siguiente estaban disparándose desde las ventadas de  sus casas.  Y en caso de darse   este caso.

.
¿Qué posición tomaran los dueños del mundo, los defenderán a ellos y querrán que nos hagamos cargos de sus problemas y en caso de no aceptar lo que nos ordenen los estados unidos nos declaran en guerra no solo con Haití, sino también contra los americanos?
Hay si nos jodimos, porque nos mandaron a Guantánamo, desde que un dominicano tire una piedra contra un camión americano o haitiano será declarado terrorista y ya saben lo que les pasa a los terroristas.

.
Aunque a lo mejor exagero, quizás mi exageración no es tan descabellada como a simple vista puede parecer, si vemos las guerras civiles en el mundo entero, china, Kósovo, libia, Egipto, veremos que estamos en un mundo donde todo puede pasar.  Un mundo donde la realidad gana a la ficción y donde la posibilidad de que estados unidos permita que los haitianos nos invadan otra vez y esta vez mas fácil ya que estamos invadidos hace décadas pero pacíficamente es más que probable.

.
¿Y saben que es lo peor? – Que nosotros somos tierra invadida, y estamos a merced de los americanos desde 1917 más o menos, y por lo tanto tenemos que hacer lo que ellos dicen que hagamos, y si a ellos les da la gana de que no echemos a Haití encima ya sea por las buenas o por las malas nadie podrá defendernos.

.
No soy xenofóbico, tampoco estoy a favor de la guerra, o conflicto, es triste ver que ellas sufren más los inocentes, pero debemos ser sinceros y afrontar que tenemos un problema no solo mío, no es un asunto personal, ni un problema de racismo,  mi problema en caso de tenerlo, es que soy Dominicano, muy Dominicano. Sé que el pueblo haitiano sufre, y mucho, pero no es nuestra culpa, y más de lo que este pueblo hace por ellos no podemos seguir haciéndolo.

.
Entonces me pregunto.

.
¿Seré yo el unció que alguna vez a pensado en esto?

Divagando sobre lambones y lambidos.

El peor daño que se le puede hacer a un ser humano es ignorar el mal que le puede causar decirle siempre que tiene razón. Creo que no hay peor error que esperar que siempre nos digan que tenemos razón. Que no nos equivocamos, que somos  perfectos, magnos, ineludibles, rayando en el modo dios.

.Esto se da más que nada entre el rico y el empleado, este segundo es el afectado indirecto ya que temeroso de perder su empleo generalmente un  empleado sin capacidad ni preparación, uno que asume que la mejor forma de mantener su puesto de trabajo es haciéndole pensar al jefe que es un todo poderoso, y este empleado en su labor de lambón perjudica a largo plazo su propia salud económica ya que al lamber pierde toda  posibilidad de exigir un sueldo decente, ya que su valía dentro se mide por lo larga de su lengua y no por su desempeño en el cargo que tiene, a parte de lamber.

.Pero el rico es el afectado directo. ¿Porque?  Pues porque este primero se acostumbra a la idea de que es un superdotado y olvida su condición humana carente de perfección, se comienza a hundir en el mar de halagos falsos del empleado que solo sabe adularle. Llega el día en que este asume erróneamente que cualquier cosa que se le ocurra  es correcta. Y todos sabemos que eso es imposible.
Pierde la capacidad de ver con la verdad, calcular riesgos y consecuencias, pero más que nada  la oportunidad de cambiar el error por la verdad. Si nadie le dice que está equivocado por la embriaguez que le ha causado el poder, el dinero, y el puesto.  ¿Cómo se puede dar cuenta?

.
Da pena y tristeza, ver tanta gente entre estos dos perfiles. Los que no están en uno están ele otro. El tercero es mas ridículo, es este que sin ser rico ni sangre azul y sin ningún merito personal que resaltar tiene un grupo de lambones a su rededor. Estos lambones están en un nivel más bajo que el del lambido tanto social, moral e intelectual, así que ya se pueden imaginar cuanta mierda comen, y cuenta mierda le gusta al lambido darles a comer a los lambones.

.Y para terminar los dejo con una frase que le dijo uno de mis sobrino a otro hace poco mientras discutían por alguna tontería en el patio. A lo mejor vean que no tiene nada que ver con lo que han leído, pero créame, tiene mucho que ver.

.¨lo peor y lo que más te molesta es saber que yo se que tu sabes que yo se que tú no sabes nada¨

Chimbi tiene y no tiene razón.

Chimbi tiene y no tiene razón, tiene razón porque en Barahona hay muchos ¨comunicadores ¨  que no sabe comunicar, eso en el mejor de los casos, otros son unos totales ignorantes de todos los temas, sé que  todos somos ignorantes ya que no todos sabemos las mimas cosas, pero este tipo de ignorante es el que no tiene ni puta idea de lo que está hablando sin embargo no puede dejar de hablar, y lo peor es que quieren hablar de todos los temas juntos y lo que hacen es el ridículo. Da pena escuchar algunos comunicadores en la radio del sur, da lástima escuchar los errores en las palabras y  la falta de léxico para expresar sus ideas. Da coraje escucharlos hablar o mejor dicho, repetir como loros  lo que oyeron en un programa de radio nacional o en la televisión, sin investigar, sin tomarse la molestia de educarse para saber de que están hablando.

.
Pedantes y prepotentes, intransigentes y mal educados, interrumpen a sus interlocutores y son un altar a la intransigencia.  Pero, esto no pasa porque son enganchaos, eso pasa porque estos individuos y que dicho sea de paso son pocos,  ya que sabemos que también hay buenos comentaristas,  pero los que entran en este perfil  negativo causan disgusto al individuo que lee, escucha o ve su trabajo y lo que es peor, venden una mala imagen de Barahona y la región ya que todos los medios digitales son planetarios,  y la radio FM ya están en stream vía internet  por lo que el alcance es global.  Pero el problema no está en el enganche, es un asunto de formación, ética, y educación. Cosas que se aprenden generalmente en casa y no solo en la universidad.

.

Comparto con Chimbi en que la comunicación en Barahona en ciertos puntos esta arrabalizada. Y esta provoca que se digan cosas indebidas en medios masivos que solo contribuyen estos comentarios a la confusión, la desinformación y en algunos casos se prestan a la maldad. Es esa falta de preparación que ostentan algunos lo que ha provocado un sin números de notas noticiosas confusas y mal informadas. Y en algunos casos dañinos a la moral del comentado.

.
Pero, donde dije digo, como dice Hilary. No tiene razón Chimbi cuando discrimina a una persona que habla o transmite un comentario por un medio masivo porque no tenga un diploma de periodismo.  Ignora Chimbi que Julian Assange no es periodista sino informático, matemático, empresario, hacker y Tracker. Nada que ver con el periodismo y ha colocado de rodillas a los estados unidos y gran parte del mundo, a Rusia los ha puesto a temblar varias veces sin que nosotros lo sepamos.

.
Los Hermanos Wachowski inmortalizaron en el 2006 la idea de cómo un individuo salido del pueblo puede tomar un medio masivo y poner al descubierto un régimen de corrupción y abuso en  su adaptación del Comic V for Vendetta. Cosas que años después hace Julián, y tal como pasa en el comic y luego en la película el mundo se une a favor de este Robin Hood moderno.

.
Quizás Chimbi como político sabe lo frágil que es la moralidad de algunos políticos y lo flexible que suelen ser a veces sus po$turas. A lo mejor quizás tema Chimbi que una persona que no cobre ni por el gobierno ni por la alcaldía de Barahona ni de ningún otro lugar, una persona que no tenga sus opiniones vendidas y alquiladas, mejor dicho, una persona ya sea periodista o no, pero que no tenga su intelecto prostituido, revele algún trapo sucio. Por eso se han armado batallones de fusilamiento a los comunicadores del sur,  usando de pretexto  su falta de preparación en la carrera de periodista como tal, sin tomar en cuenta que en muchos casos son profesionales de otras aéreas.

.
Sería bueno que alguien le diga a Chimbi que en 2006 la persona del año fue todo aquel que de una u otra forma ha tomado un medio digital para expresar una noticia, y en países como irán, cuba, y Afganistán estos medios digitales no tradicionales han sido en eje de cambio en varios casos y a favor de la sociedad. Otra cosa que alguien debe decirle a Chimbi que el 2010 la persona del años es Mark Zuckerberg  que para su información señor Chimbi es el creador de facebook, (otro medio digital no tradicional) pero para algunos la persona que era la del año debió ser Julian Assange, pero por presiones imperiales no se pudo. No voy a mencionar que han aportado a la información mundial y los medios de comunicación globales sin ser periodistas Larry Page y Sergey Brin. Averígüelo usted mismo.

.
En resumen, tiene razón Chimbi en acusar algunos comunicadores de antiéticos, y mal informados, mal educados, y causantes de más mal que bien en algunos casos. Pero no tiene razón en culpar de esto su falta de un documento que lo acredite como periodista ya que algunos de estos mal informadores y antiéticos, son periodistas de profesión o estudian la carrera.  El culpable de esto es la falta de educación, la falta de preparación, pero sobre todo a su falta de compromiso social y esta falta se ven en todas las aéreas que estos individuos se dediquen  a trabajar ya que es un problema de formación,  educación cívica y moral, no solamente un problema de preparación periodística.

.
A lo mejor, como dije antes,  este batallón de fusilamiento que anda por ahí se debe al temor de que todos estos medios digitales y radiales no regulados y libres de informar desde su punto de vista y sin vender su alma al diablo por dos cheles,  digan  todo lo que ven mal en su pueblo. Ya en conjunto sin que ellos lo sepan son un wikileaks  regional,  un wikileaks aplatanado, muy aplatanado. Pero que de igual forma está haciendo temblar a los políticos que tiene larga cola que pisarles, ya sea en casos de corrupción, como en casos de abusos de poder, y clientelismo.

.
Estamos de acuerdo en que algunos ¨comunicadores¨ no deben hacer uso de micrófono ni otros medios, porque no están preparados para hacerlo. Estamos de acuerdo en que en algunos casos es mejor callarlos para que no sigan embruteciendo la población, pero no estamos de acuerdo en que para decir la verdad se necesita ser periodista. La verdad debe ser dicha por cualquiera que la tenga, sea periodista ó no.

¿Por qué no soñar algo bueno?

Si me ha tomado tanto tiempo escribir este post es porque no se cómo iniciarlo, no sé si preguntándome cosas, preguntarse las a Dios, y simplemente planteándolas sin más. Quiero decir todo lo que pienso pero siendo en cada punto lo más breve posible para no ser cansón.
Por las cosas que veo en las iglesias y en el mundo muchas veces me he preguntado si en verdad Dios existe, se que existe, pero no podría definir como lo veo yo a Él.  Cuando veo y escucho un pastor o líder religioso de cualquier rama hablar a la congregación con un mensaje manipulado a favor de sus intereses casi siempre económicos,  me pregunto porque permite eso Dios, cuando veo una persona que se dice ser Cristiana y creer en los principios de Cristo pero, hace todo lo contrario a lo que el predicaba me pregunto por qué no hace nada al respecto. Porque no se molesta, porque no reacciona.   Cuando un líder religioso manipula a la congregación para que hagan lo que él quiere y lo que a él y solo a él le conviene, llego a la certeza de que Dios no existe, no en el corazón de ese predicador o líder.  Quizás en algún tiempo pasado si, pero en el presente no.

Yo decidí no ser parte de todo eso, determine que para estar siendo parte de una congregación llena de hipócritas sintiéndome yo también hipócrita y serlo, pues mejor me quedaba fuera de cualquier congregación religiosa y harías las cosas como yo entendería que son correctas. Para eso tengo conciencia  que a veces me funciona bien otra no tan bien, pero para ponerme a merced de un hombre que me juzgue  proyectando en mi sus defectos mejor espero a que me llegue el día en que me juzgue Dios directamente y me evito vivir una vida llena de frustraciones y engaños por parte de hombres tan pecadores e imperfectos como yo. Pero eso no quiere decir que no crea en Dios. Tampoco quiere decir que no sepa que la forma de adorarlo sea en la justa dimensión de nuestra visión de Él, y es precisamente por eso que creo que los que engañan y roban en su nombre no tiene ni siquiera una idea de cómo es realmente El, no lo conocen, no lo aman, no le temen, ni lo respetan. Simplemente, lo venden y con el temor, el amor, o la necesidad de los creyentes se hacen ricos, y viven bien. A costillas de de ellos.
Hace poco alguien soñó y esto lo quiero decir sin que parezca que me quiero burlar de  él o de su sueño. Mucho menos despreciar la revelación,  pero no entiendo algo. Y es lo que quiero exponer ahora.
Porque va Dios a matarme o dejarme caer en cama y padecer una larga agonía por el hecho de que yo no quiera ser parte de una farsa. Porque recurre Dios según las revelaciones de los que sueñan a amenazarme con dolor en vez de  animarme con imágenes bonitas o cálidas de su amor.
¿No conoce Dios mi corazón?  ¿No sabe Dios que es más fácil hacerme ir en busca de El y soportar las cosas que habría que soportar si en cambio me ofrece lo que mi corazón anhela?
Porque no mejor me regala Dios una visión de cómo sería my vida si aceptara estar en la iglesia con los hipócritas y los humildes,  ligados mansos y cimarrones,  porque no me da una visión en la que estoy con una familia, juntos, con amor, feliz, en un hogar junto a una esposa y rodeado de hijos en salud y viviendo de acuerdo a el amor que El mismo nos brindaría. Y aprovecho para decir que se que también en las iglesias de toda rama y denominación hay gente buena, de buenas intenciones y con mucho amor sincero que dar. Pero. ¿Porque en vez de eso lo que me da es una visión de dolor, de tristeza? ¿Creen los soñadores que Dios va a perder su tiempo amansando aun ser humano?
¿Por qué con tantos niños que están siendo violados, maltratados, abusados, golpeados, abandonados, acecinados sin poder defenderse y sin nadie que los defienda, y tantas personas  sufriendo el  mundo enfermedades y todo tipo de abusos va Dios a preferir dedicar su tiempo en amenazarme a mí, un insignificante ser humano del montón?  a lo mejor para ayudar a esos  El  espera  que esten los religiosos, pero ellos estan muy ocupados criticandose entre si, y cantandose entre ellos mismos mientras los de afura, se mueren sin que nadie les predique.
A lo mejor algo se me está escapando algo, a lo mejor no entiendo a Dios ni la forma de moverse. Pero,  ¿te imaginas a Dios creador del universo y de las estrellas, flores, playas, de un copo de nieve, de las aves, y todas las cosas hermosas de este mundo perdiendo su tiempo haciendo amenazas? a lo mejor también al soñador se le escapo algo, pero no creo que Dios prefiera asustar. Más bien creo que en lugar de asustarnos mejor nos mostraría las cosas hermosas y sencillas que llenarían nuestras vidas de felicidad si le seguimos. Pero repito, a lo mejor en mi ignorancia hasta llegue a pecar, pero no es así como me imagino a Dios. No trabajando con el miedo, más bien me lo imagino trabajando con el amor.  No creo que Dios quiera que esté entre filas de personas en las cuales no creo, y si no creo es por su propio testimonio. No creo que El prefiera la hipocresía a la sinceridad, y si decido ser parte de eso que hoy en día se vive en las mayorías de las iglesias de todo género y denominación entonces seria parte de todo, o fingiría aceptarlo y entenderlo.  Estaría sentado en el banco, pero mi corazón estaría lejos de ser sincero con El o conmigo mismo.
No estoy diciendo que las cosas malas no pasen, cosas como los que sueñan algunos sobre mi por estar lejos de la iglesia,  solo digo que no creo que sean la primera medida que tomaría Dios. Ni siquiera que sea una medida. Y es así, pues cuanto me falta por conocer a Dios, y que mal enfoque tengo de Él, y cuanto lamento no poder entenderlo.
Y que lastima me da ver personas que no saben que Dios antes de darnos algo malo, prefiere darnos algo bueno.